La Universidad española está sometida de modo creciente a un intenso proceso de reforma que se argumenta e inserta en la crisis económica que sufre nuestro país, y que afecta, gravemente, al equilibrio del presupuesto público destinado a la formación y educación, con una merma progresiva de la necesaria calidad en la educación superior, y que plantea, entre otras medidas, la reducción de la capacidad investigadora de las propias universidades.

En nuestro país la mejor investigación y de mayor calidad ha sido la que parte de las universidades, pero siempre apoyada con la necesaria financiación de gasto público, lo que nos ha situado, en un corto plazo de tiempo, dentro de un modelo competitivo y homologable con las restantes universidades del marco europeo.

No se entiende la universidad sin la investigación, donde el esfuerzo público depositado en la formación investigadora, unido a la excelente capacidad de nuestros propios jóvenes investigadores, nos ha permitido consolidar un modelo de excelencia en la Universidad de Granada al que en ningún caso podemos renunciar, más cuando pese a las circunstancias socioeconómicas actuales la Universidad de Granada ha mantenido las políticas de apoyo a la investigación a través de su consolidado Plan Propio de Investigación en sus programas concretos.

Sin embargo, la Universidad de Granada observa con preocupación la progresiva reducción del apoyo público hacia la investigación, que tiene una especial incidencia con la aplicación al personal investigador y técnico contratado, con cargo a fondos de investigación, de la reducción salarial prevista en el Real Decreto Ley 20/2012, ya que afecta, de modo trascendente, a un colectivo esencial de la comunidad universitaria, en especial a los más jóvenes de nuestra institución que representan el futuro de la Universidad.

La búsqueda de soluciones internas debe de partir del necesario diálogo al que siempre está abierto el equipo de gobierno en defensa de una investigación pública de calidad. La Universidad de Granada hace un llamamiento a la necesaria rectificación de los responsables educativos, pues no se puede entender el progreso en las universidades sin una decidida cultura de la innovación.

El equipo de gobierno de la Universidad de Granada

institucional-UGR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here