Seguramente no es una pregunta que mucha gente se haya hecho pero lo cierto es que en un enfrentamiento militar a escala global en el que España estuviese involucrado, Granada es un objetivo secundario pero lo suficientemente importante como para estar en las listas de objetivos.

Lo mismo se puede decir del caso en el que una bomba nuclear cayese en manos de terroristas islamistas que quisieran “hacer sangre” en Al Andalus: Granada sería, casi sin duda, su objetivo número uno.

La fundación Outrider ha elaborado una herramienta que permite calcular los efectos de una explosión nuclear en cualquier ciudad y no hay que ser muy listo para darse cuenta de que la catástrofe tendría proporciones colosales en la Ciudad de la Alhambra. También es verdad que a partir de ese momento dejaría de tener ese sobrenombre porque el monumento nazarí desaparecería dentro de la primera bola de fuego de la explosión.

En total, la herramienta de Outrider calcula que con una bomba atómica de 300 kilotones de las que están dotados la mayoría de los arsenales de los países nuclearizados habría unos ciento setenta y cinco mil muertos y ciento veinte mil heridos más como consecuencia directa de la explosión. Luego, el territorio quedaría inutilizado durante décadas o tal vez siglos.

Esto, además de para perder unos minutos, nos debería servir para comprender la terrible amenaza que suponen las armas nucleares y lo necesarios que son todos los esfuerzos dedicados a su supresión.

Para comprobar personalmente cuáles serían esos efectos, puedes seguir este enlace.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here