El inventario de viviendas cueva de Granada es un documento inédito que la Diputación Provincial de Granada  ha elaborado estudiando escrupulosamente el terreno de los pueblos de menos de veinte mil habitantes de las comarcas de Guadix, Baza y Huéscar y el municipio de Moraleda de Zafayona. El resultado cuantitativo se resume en la existencia de un total de 16.626 casas cueva inventariadas en cuyas barriadas el equipo de Gobierno provincial ha ejecutado inversiones para su mejora por un importe de dos millones de euros en el marco del Proyecto Integrado para el Desarrollo Sostenible de Entornos de Ciudades Medias de la Provincia de Granada, financiado con fondos europeos.

 

“La provincia de Granada ha sido durante mucho tiempo y continua siendo el territorio de más significación troglodita de toda España”, según ha explicado hoy la vicepresidenta primera y diputada delegada de Fomento y Obras Públicas, Luisa García Chamorro, durante la presentación de este “documento vivo” que ha contado con un presupuesto de 15.000 euros y que se irá actualizando anualmente. Sin contar con los términos municipales de las ciudades de más de 20.000 habitantes, los datos que desvela este inventario provincial apuntan a la existencia de 6.632 casas cueva en la comarca de Baza, 6.444 en Guadix, 3.490 en Huéscar, y 60 en el municipio de Moraleda de Zafayona que se ha incluido específicamente en el estudio por su larga tradición histórica en esta materia.

 

La articulación de un inventario sobre esta tipología de vivienda única en Granada, y con menor presencia en Almería y Murcia, pretende en última instancia “dotar de servicios básicos a todos los barrios de casas cueva, evitando la despoblación y el deterioro social de las barriadas y manteniendo lo que entendemos que es un importante patrimonio social y cultural de la provincia de Granada”, ha explicado Luisa García Chamorro quien ha destacado también la importancia de “la dinamización socioeconómica, la puesta en valor de los aspectos más originales de este patrimonio arquitectónico europeo y la consolidación turística como uno de los pilares de la economía de la zona”.

 

La primera fase del inventario consistió en un trabajo de campo en el que los técnicos realizaron la  toma de datos in situ, ubicando geográficamente las cuevas, y tomando fotografías de las mismas y de su entorno. Así mismo, se señalaron usos e infraestructuras disponibles para sus habitantes como son saneamiento, abastecimiento, electricidad, alumbrado público, recogida de residuos, acerado y tipos de acceso.

 

La recopilación de estos datos ha sido una ardua tarea debido a que las cuevas no solo se ubican dentro de los cascos urbanos de las localidades, sino que muchas están diseminadas por todo el municipio, debiendo recorrer incluso las ramblas y caminos para hallarlas. La accesibilidad a estas cuevas tampoco era sencilla al ubicarse gran cantidad en fincas privadas, algunas de ellas valladas, debiendo solicitar permiso para entrar o realizando el inventariado desde los mismos caminos públicos o desde las zonas altas que permitían una mejor visibilidad.

 

La vicepresidenta primera ha destacado, en este sentido, el esmerado trabajo que han llevado adelante los técnicos de la delegación de Fomento y Obras Públicas en este trabajo ya que, según ha detallado, “en muchas ocasiones las entradas de las cuevas se encuentran ocultas tras edificaciones en superficie y la única forma de conocer si detrás hay una cueva es si ésta tiene chimenea o preguntando a los propietarios o vecinos del barrio”.

Toda la información recopilada se encuentra plasmada para su consulta en el Sistema de Información Geográfica de la provincia de Granada (SIGGRA) que ha sido desarrollado por el Centro de Información del Territorio, dependiente del Servicio de Ordenación del Territorio y Urbanismo de la Diputación de Granada.

 

La Institución Provincial seguirá apostando por la rehabilitación y mejora de los barrios de casas cueva, ahora partiendo de una base documentada inexistente hasta ahora, y tal y como ha hecho ya, por un importe de dos millones de euros, en los entornos de las casas cueva de los municipios de Beas de Guadix, Benalúa, Benamaurel, Caniles, Castilléjar, Cortes de Baza, Cortes y Graena, Cuevas del Campo, Cúllar, Dehesas de Guadix, Fonelas, Freila, Galera, Gor, Gorafe, Huéscar, Marchal, Orce, Purullena, Valle de Zalabí, Villanueva de las Torres y Zújar, los cuales agrupan una población de 43.633 habitantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here