La ciudad de Granada ha recuperado el servicio de Bus Búho en los fines de semana, y ha ampliado el horario de última salida de las líneas 5, 9, 11,13 y 21, que vuelve a fijarse en las 23,30 horas “como antes de la pandemia”. La concejala de Movilidad, Raquel Ruz, ha enmarcado estas medidas “en la apuesta del Ayuntamiento por recuperar la normalidad y para que la gente se anime a utilizar un transporte público que es seguro, eficaz y cómodo”.

“De la mano de la empresa Alsa, que ahora mismo gestiona Transportes Rober, estamos intentando mejorar el transporte público de nuestra ciudad y llevarlo a unas cotas de excelencia que permita recuperar viajeros que se han perdido durante la pandemia”, ha explicado. “En una ciudad donde el principal problema que tenemos es la calidad del aire, las administraciones públicas tenemos que fomentar el uso del transporte público en todos los momentos del día”.

Raquel Ruz, que ha estado acompañada por el director de la empresa Alsa en Granada, Valeriano Díaz, ha señalado que “la vuelta a la normalidad” del transporte público es consecuencia también de que la ciudad está “viviendo una paulatina y continua vuelta a la normalidad” que existía antes de la pandemia.

“Estamos viendo cómo cada vez más la gente se anima a salir, a consumir, a visitar nuestros bares, restaurantes y centros de ocio o cómo la ciudad está recibiendo mucho más turismo que en los meses anteriores, y esto tiene que tener repercusión en el transporte público”, ha concretado. “El primer paso fue ampliar el horario nocturno de algunas líneas, que recuperan su funcionamiento habitual para dar cobertura tanto a la gente que se anima a salir, como a los propios trabajadores que pueden utilizan el transporte público para regresar a sus casas”.

“También para dar cobertura la gente que ya está empezando a disfrutar de la ciudad durante los fines de semana, hemos puesto en marcha la llamada línea Búho, de la que se prescindió durante la pandemia, y que ahora vuelve a estar funcionando los viernes y sábados en su horario habitual, desde las once y media hasta las dos”, ha añadido.

Tras recordar que el servicio de Bus Búho funciona desde el 15 de agosto y que la actualización de horarios nocturnos se inició gradualmente desde el pasado 9 de agosto “y supondrá en la práctica la vuelta a los horarios y frecuencias previas a la pandemia”, Raquel Ruz ha incidido en la constante aplicación en el transporte público de todas las medidas sanitarias vigentes con motivo del Covid-19.

Por su parte, Valeriano Díaz, director de Alsa en Granada, ha coincidido con la edil de Movilidad en que “estamos dando una respuesta ágil y efectiva a las demandas de los usuarios para aplicar horarios de líneas previos a la pandemia y de acuerdo con las medidas sanitarias vigentes en cuanto hemos podido”. Unas necesidades que, según ha manifestado, “han hecho que hayamos tenido que aumentar la contratación de personal, sobre todo para atender los servicios búho, por lo que significa una apuesta decidida por el empleo por parte de la compañía cuando así lo requiere el servicio”.

Díaz, quien ha avanzado que durante el segundo fin de semana de funcionamiento del servicio del llamado Bus Búho “llevamos casi el 50 por ciento de usuarios que en agosto de hace dos años”, ha concluido que “la movilidad es algo que, como no seamos valientes y no vayamos agilizándola, la gente no lo va a usar y vamos a ir perdiendo valor”.