La ciudad de Granada apuesta por la innovación y la sostenibilidad con la instalación de veinte nuevas papeleras ‘inteligentes’ que funcionan con energía solar y compactan la basura. El alcalde, Luis Salvador, ha enmarcado este proyecto en el conjunto de actuaciones que el Ayuntamiento está impulsando para que “Granada vuelva a ser punta de lanza en la apuesta por una ciudad inteligente real, que se dote de todos los instrumentos que permite la tecnología para prestar un mejor servicio a la ciudadanía”.

Acompañado por la concejal de Medio Ambiente, Pepa Rubia, y por el director general de la empresa comercializadora del producto (SULO), Alejandro Arderius, el regidor ha querido “poner en valor la oficina que ayer presentamos para los proyectos de innovación, smart city y captación de fondos, como un instrumento fundamental del Ayuntamiento para desarrollar una ciudad inteligente de manera absolutamente coordinada y planificada, donde toda la información que se genere se pueda utilizar para la mejora de la gestión y la toma de decisiones”.

En este sentido, ha agradecido al área de Medio Ambiente su apuesta por “una ciudad sostenible y puntera en la implantación de nuevas tecnologías” y ha definido el nuevo proyecto como “un paso importante, ya que estas papeleras van a permitir una gestión mucho más eficaz, que Granada tenga un halo de modernidad y  que vayamos construyendo esa ciudad inteligente que queremos”.

La concejal de Medio Ambiente, por su parte, ha explicado que las nuevas papeleras ‘inteligentes’ funcionan con energía solar y evitan el desbordamiento de los residuos, a la vez que reducen la frecuencia de vaciado gracias al compactado de los mismos.  “Incluyen sensores para conocer su nivel de llenado y enviar una señal para proceder a su vaciado. Así, se disminuye tanto los costes derivados de su recogida como la emisión de gases de efecto invernadero”, ha detallado.

©Ayto.Granada: Granada acoge un proyecto de 'papeleras inteligentes' que funcionan con energía solar y compactan la basura

Este modelo de compactación almacena cinco veces más que una papelera de residuos tradicional de 120 litros y está equipado con sensores que monitorean e informan sobre los niveles de llenado y la actividad de la recogida, disponiendo de sistemas de gestión que permiten el seguimiento y análisis de su funcionamiento, mantenimiento o la emisión de alertas.

Las veinte nuevas papeleras, que según ha añadido Pepa Rubia, se situarán en los lugares donde haya mayor tránsito de personas por un periodo inicial de seis meses, cuentan además con un pedal de apertura, un contenedor interior con ruedas para su descarga mecanizada en camión recolector, cenicero, servicio de localización asistido por GPS, sistema de seguridad y bloqueo en remoto, además de un diseño y espacio que favorece su integración y comunicación.  “A esto se añade que con ocho horas de carga pueden estar funcionando durante un mes”, ha completado.

Tras recordar que estos dispositivos ya están instaladas “con notable éxito” en varias ciudades de EE.UU. y en otras capitales europeas como Ámsterdam, Dublín, Praga, Viena o Madrid, la responsable de Medio Ambiente ha insistido en que “ahora mismo las queremos probar durante seis meses”, aunque ha coincidido con el alcalde en que el proyecto “tendrá continuidad, porque entendemos que las ventajas son numerosas”.