Aunque nada parece indicar que el coronavirus haya llegado hasta Granada hay tres factores que la convierten en una provincia especialmente propensa para ser uno de los puntos de entrada de la enfermedad en España. De un lado es una provincia de gran afluencia turística y tiene vuelos directos con Milán, ciudad del norte de Italia, epicentro de la epidemia en el país transalpino. De otro lado Granada es una provincia de una enorme afluencia turística dónde es frecuente el desplazamiento en masa de miles de personas. En tercer lugar la alta movilidad estudiantil de la capital convierte a los estudiantes que van y vienen hacía otras ciudades, hacia la provincia, o hacia el extranjero, Italia incluida, un posible vector de contagio.

La realidad es que los equipos médicos están ahora mismo bajo tensión y analizando docenas de casos sospechosos que hasta ahora han sido descartados, aunque una decena de pacientes de la provincia han llegado al extremo de necesitar análisis, todos ellos de resultado negativo.

Las autoridades sanitarias insisten en hacer llamamientos a la calma pero el teléfono de emergencias 112 ha recibido en estas últimas semanas un número creciente de llamadas de usuarios preocupados porque presentan alguno de los síntomas compatibles con el coronavirus, que a su vez son compatibles con la gripe o el catarro. No ha pasado desapercibida la llegada del primer vuelo procedente de Milán desde que se desató el episodio contagioso en el norte de Italia.

En cualquier caso mientras mientras la enfermedad no tenga proporciones epidémicas, los servicios de salud pública parecen estar atendiendo de manera suficiente todos los casos de pacientes preocupados por esos síntomas. Desde las consultas se hace un primer cribado y solo se deriva a los pacientes que presentan síntomas o han estado expuestos a circunstancias especialmente propicias para contagiarse, hacia el hospital Virgen de las Nieves, que se ha convertido junto con el virgen del Rocío de Sevilla en centro de referencia para las pruebas diagnósticas del COBIT 19. Es decir ya no es necesario enviar a Madrid las muestras para que se analicen y ahora desde aquí mismo se da respuesta, hasta ahora negativa, a todos los análisis.

Por su parte la Consejería de educación está tomando nota de los centros educativos que en este momento y en estos días pasados tienen o han tenido estudiantes desplazados al norte de Italia bien en viajes de estudios, en intercambios, o en becas o residencias de larga duración para realizar sus estudios en el país transalpino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí