El programa Habitad-Housing First con el que el Ayuntamiento pretende dar una respuesta innovadora al sinhogarismo, los sin techo, se hace realidad en Granada con el acceso a una vivienda independiente de diez personas –ocho hombre y dos mujeres- que residían habitualmente en la calle. Así lo ha explicado la concejala de Derechos Sociales, Jemi Sánchez, quien ha abogado por la permanencia de este programa con independencia de quién gobierne el Consistorio.

“Creo que, como ciudad, debemos comprometernos a mantener este recurso, que tiene que ser permanente y, por tanto, no debemos permitirnos que los cambios de gobierno afecten a un programa que está funcionando muy bien en Granada, y que no solo está ofreciendo un techo a personas sin hogar, sino que está salvando vidas, porque, como digo siempre, la calle mata”, ha señalado Sánchez.

Así, el programa Habitat-Housing First, que el Ayuntamiento puso en marcha en 2017 con la colaboración de Rais Fundación y la asociación Provivienda, ha permitido la localización de diez viviendas, dispersas por toda la ciudad, a las que paulatinamente se han ido incorporando de forma progresiva y desde el mes de julio las personas sin hogar seleccionadas. Hasta el momento, según ha explicado la edil, hay ya nueve personas viviendo en su piso y está prevista la incorporación de la última en los próximos días.

©Ayto.Granada: El programa Habitat-Housing First se hace realidad en Granada con el acceso de diez personas sin hogar a su propia vivienda

“Con el fin de facilitar la adaptación a su nueva forma de vida, el proceso se realiza de forma progresiva e individualizada, de forma que estas personas, que se van incorporando de una en una, disponen de acompañamiento socioeducativo y de todos los apoyos que necesitan”, he añadido Jemi Sanchez. “Con este proyecto, se les está dando la oportunidad de decidir si quieren cambiar sus vidas”.

Tras asegurar que el planteamiento del Ayuntamiento es que este proyecto “coexista” con los modelos tradicionales existentes en la ciudad como albergues o casas de acogida, la edil ha puntualizado que las personas seleccionadas adquieren los compromisos de recibir el apoyo de una visita semanal por parte del equipo de apoyo; en caso de contar con ingresos, aportar el 30 por ciento al programa, porcentaje que se calcula que cada persona destina a su vivienda, y el respeto y buen uso de la vivienda en las mismas condiciones que cualquier persona con un contrato de alquiler. Además el proyecto tiene en cuenta la participación de los beneficiados en una evaluación que pueda servir a la valoración y efectividad del programa.

Con esta iniciativa Granada se suma  a un programa  diferente e innovador a la metodología tradicional puesto en marcha ya en 17 ciudades españolas, entre ellas Córdoba y Sevilla, y que pretende dar un respuesta “definitiva”, al sinhogarismo, que en nuestra ciudad afecta a 180 personas, según la edil. Acompañada por el responsable del programa Housing First, Daniel Fábregas, la concejala de Derechos Sociales ha valorado “muy positivamente” este proyecto y ha insistido en la necesidad “su consolidación y permanencia”.