Desde hace ya muchos años, en la sociedad española se ha asumido que la educación básica, llámese EGB, Enseñanza Primaria o como sea, tiene que ser universal, obligatoria  y gratuita. Gratuita, por cierto, no quiere decir que no cueste dinero, que cuesta muchísimo, sino que los receptores del servicio no tienen que pagar nada por recibirlo.

En Andalucía los políticos han decidido ir un pasito más allá y han creado un programa de gratuidad de los libros de texto en enseñanza primaria y secundaria en los centros docentes sostenidos con fondos públicos. Éste es un ejemplo de política verdaderamente orientada a la igualdad entre todos los ciudadanos: la Administración asume el coste de los libros de texto y así todos los alumnos, sin importar origen social o geográfico, tienen el mismo material básico con el que trabajar. Es difícil que nadie pueda discutir que es dinero público bien empleado en todos los sentidos.

¿Cómo funciona el sistema?

A partir de una norma básica que establece la gratuidad del material curricular, la Junta de Andalucía a través de su Dirección General de Participación y Equidad dicta anualmente una Instrucción en la que se establece la aplicación del programa para el próximo curso.

En esa instrucción se detalla la subvención que cada alumno va a recibir para comprar los libros. En unos casos se le entrega a cada alumno un “cheque-libro” que usará para comprar en una librería legalmente autorizada (si las AMPAs compran o venden material escolar sin registrarse como libreros y pagar los correspondientes impuestos se exponen a severas sanciones) y en otros los centros compran los libros, que son usados durante cuatro años consecutivos. En todo caso, es el centro educativo el que decide qué libros de texto son los elegidos para que, sumando sus precios, no sobrepasen la subvención pública. Las cantidades totales establecidas para el curso 2017/18 son las siguientes:

Este sistema no gusta en absoluto a las editoriales, que han tenido que bajar sus precios para que sus libros de texto entren en el presupuesto total.

Por ejemplo, los profesores de 3º de Educación Primaria tienen que elegir para sus alumnos libros de texto por valor de hasta 174 euros. Con esa cantidad se tienen que comprar TODO el material curricular. Si se pasan lo tiene que poner el centro de su presupuesto para gastos corrientes, nunca las familias.

En aras de mantener la igualdad educativa, la instrucción anual de la Junta de Andalucía prohíbe expresamente que los centros pidan a las familias aportaciones extra para comprar otros libros, de manera que se evita que haya colegios donde sólo se funciona con el libro “pelao” y en otros colegios tengan desde libros de texto hasta enciclopedias multimedia individualizadas.

Quien quiera, por supuesto, puede renunciar a la subvención y elegir un material curricular personalizado y en centros privados no sostenidos con fondos públicos, los libros de texto los pagan los alumnos.

¿Qué son los “cuadernillos” y por qué son tan malos?

El recorte de márgenes en los libros de texto ha hecho que las editoriales busquen vías alternativas para aumentar sus ventas y una de ellas ha sido la de los cuadernillos de ejercicios.

Son unos libritos bastante finitos (la cuarta o quita parte de las páginas del libro de texto) que contienen ejercicios prácticos y problemas que tendrían que ir en el libro de texto o ser elaborados por los profesores y que tienen un precio similar al de los propios libros de texto. Como, además, no requieren mucho esfuerzo pedagógico (que ya se ha hecho al elaborar el libro de texto), el negocio es redondo: 20 euros por 32 páginas de ejercicios.

Pedagógicamente los cuadernillos son un desastre. Los buenos maestros suelen prescindir de ellos porque prefieren elaborar ellos mismos el material de trabajo de sus alumnos adecuándolo a cada curso o a las necesidades específicas de sus alumnos. Los malos profesores, en cambio, prefieren decirle a los niños que abran el cuadernillo por la página x y hagan tres ejercicios mientras ellos se dedican a sus asuntos.

Pero lo peor es lo que se encuentran los alumnos en esos cuadernillos: busque Ud. en Internet ejemplos de cómo la educación se ha ido devaluando con los años y después podrá comprobar que todos esos vicios están reunidos en los dichosos cuadernillos. Donde el profesor debería dictar unos ejercicios o escribir unas cuentas en la pizarra y los alumnos escribirlos a mano en su libreta, ahora los alumnos tienen un ejercicio del tipo “Pedro tiene tres manzanas y se come una; pon una X al lado del número de manzanas que le quedan” o donde antes se hacía un dictado en inglés para que el cerebro funcionase a toda capacidad transcribiendo el mensaje, ahora en los cuadernillos aparece una niña rubia y otra morena y el enunciado es “Coloca una pegatina en la niña blonde”.

De ese modo los niños no se tienen que esforzar y finalmente, no aprenden; acaban siendo niños blanditos.

¿Por qué es una mafia?

Un colegio normal en Andalucía puede tener dos “líneas” de 25 alumnos. Como la Educación Primaria tiene seis cursos, son 300 alumnos. Si se implantan los cuadernillos en una asignatura, son (300 alumnos x 20€ cada cuadernillo) 6.000€. Un colegio que premia a una editorial con cuatro cuadernillos, le está dando 24.000€ (cuatro millones de las antiguas pesetas) de ventas extra que, para colmo, van a pagar los padres de los alumnos y no las personas que los eligen.
Sólo en Granada capital hay 33 colegios públicos y 45 concertados; haga números y comprenderá la pasta gansa de la que estamos hablando.

El sistema es increíblemente parecido al de los visitadores médicos cuando los médicos podían recetar una u otra marca. Jamás se pudo probar que un sólo médico recibiese un soborno pero ¿alguien duda de que el sistema estaba perfectamente engrasado a base de sobres y viajes a “congresos médicos en Tenerife de siete días para dos personas”? Ese sistema corrupto lo liquidó la Junta de Andalucía con los medicamentos genéricos (excepto en los hospitales donde los “visitadores” siguen campando a sus anchas).

Así que ya tenemos casi todos los elementos que tiene cualquier mafia:

  • productores que ponen en el mercado productos con los que sacar un beneficio extra al margen de la ley. ¿Por qué siguen las editoriales comercializando cuadernillos si saben perfectamente que están prohibidos en el 99% del sistema educativo?
  • agentes dispuestos a sacarse unos euros por cualquier medio, convenciendo a quien haya que convencer del modo que sea para que se implanten los cuadernillos en cuantas más asignaturas mejor; Usted podrá pensar que en España todo el mundo es absolutamente honesto y que aquí se hacen las cosas sin mirar al propio bolsillo y que si alguien puede trincar unos euros sin que se entere nadie, los deja pasar por el bien del país. Allá Usted.

Nos falta el tercer factor necesario para que exista una mafia: la omertá. Esa palabra italiana define la situación en la que todo el mundo sabe algo pero nadie quiere hablar para no ser señalado por la mafia, con las consecuencias que eso puede acarrear.

En este asunto la presión no es con armas de fuego evidentemente. Aquí la presión es mucho más sutil pero sin ningún escrúpulo y suele tomar como rehén a los hijos de quienes se les enfrentan que están en los propios colegios. Hay de todo, como en botica: por un lado están los centros que están implicados en el pastel, que suelen refugiarse en todo tipo de burocracias, consejos y comisiones para que nada se mueva. Por otro lados están los papis y mamis del guasap, esos histéricos hiperproteccionistas del grupo de Whatsapp del Colegio que piensan que no son buenos padres si no se gastan veinte euros en un cuadernillo (pero que luego son incapaces de regañarle por nada del mundo a sus pequeños emperadores) y acaban siendo el tonto útil en toda esta historia, defendiendo al que les está robando: les están sacando los dineros con esta artimaña pero son sus mayores defensoras… hay que ser tontos… y lo que se estará riendo alguien con la cartera bien llena al ver el empeño que le ponen los pobrecillos. Incluso hay AMPAs que se posicionan a favor de esta estafa pese a que la mayoría de ellas la denuncian y persiguen. Finalmente están los capos, que se mueven entre bambalinas y son los que se lo acaban llevando calentito y sin que nunca nadie sepa nada: ni quiénes son ni cuánto se llevan.

Por lógica ni hay ninguna prueba de que haya sobornos ni la habrá ni nadie va a firmar un recibo de la pasta que ha trincado ni se puede señalar a nadie diciendo en tal o cual colegio fulanito y menganito tienen “regalitos especiales en Navidad” pero si le quedan dudas de que estas prácticas existen, abra un periódico español, lea cuáles son los diez últimos escándalos y después vuelva a leer este artículo.

¿Qué hace la Administración?

Lo mínimo imprescindible.

Las autoridades educativas parecen no querer saber nada de este asunto y esperan a que les lleguen quejas de padres indignados por estas prácticas para tomar medidas que no supongan ningún escándalo ni impliquen sancionar a profesores o equipos directivos. Todo demasiado suave y sin consecuencias. Simplemente establecen que se dejen de usar y aquí no ha pasado nada (mantener a sabiendas los cuadernillos sería directamente calificable como prevaricación en un proceso penal y la condena por ese delito acarrea la pérdida de la condición de funcionario; tonterías las justas, parecen decir).

Pregunte a alguien con hijos en edad escolar y verá como casi con toda seguridad ha tenido que soltar alguna vez de veinte a ochenta euros para los dichosos cuadernillos y no ha pasado nada y en los centros los siguen utilizando impunemente.

¿Qué se puede hacer para frenar a esta mafia?

Desde la Administración hay una medida muy sencilla que cortaría el problema de raíz y les evitaría tener que estar mandando a la Inspección educativa a cada centro y tomar medidas contundentes: lo más fácil es acreditar para el programa de gratuidad de libros de texto sólo los manuales que contengan TODO el proyecto curricular de la asignatura y rechazar los de las editoriales que desgajen el contenido curricular en libro de texto, cuadernos de ejercicios, material complementario y demás sacadineros.

CCartel de Stop Cuadernillos
Cartel de la campaña en defensa del programa de gratuidad de los libros de texto y contra los cuadernillos de la federación jiennense de asociaciones de madres y padres de los colegios públicos.

Si todo esto también está pasando delante de sus ojos y quiere aportar su granito de arena, puede ponerse en contacto con las direcciones de correo que hay a continuación (recogidas de páginas web públicas y oficiales) y contar que en tal o cual colegio se usan los dichosos cuadernillos. Escriba a todas las direcciones y, si es posible,  añada una foto de los mismos para acreditarlo.

Consejería de Educación: informacion.ced@juntadeandalucia.es
Viceconsejera de Educación: viceconsejera.ced@juntadeandalucia.es
Directora General de Participación y Equidad: participacion.ced@juntadeandalucia.es
Delegado Provincial de Educación de Granada: delgranada.dpgr.ced@juntadeandalucia.es
Inspección Educativa de Granada: inspeccion.dpgr.ced@juntadeandalucia.es

Al final se acaban tomando algunas medidas, todo con mucha lentitud; a la velocidad de las cosas de palacio. Para elaborar este artículo hemos contactado con todas esas cuentas de correo y sólo una nos ha contestado.

Pero, como dijo Galileo, Eppur si muove.

 

3 Comentarios

  1. Hola amigos.

    Teneis toda la razón y el sistema funciona realmente asi.
    Yo he tenido a mis hijos en dos colegios, uno donde el AMPA estaba bien “engrasada” y en otro donde se oponían con todas sus fuerzas.
    Es una batalla difícil, sobre todo para las madres que levantan la voz contra todo este asunto.

    Saludos desde Jaen.

  2. que sepais que quien se meta en ese jaleo va a tener sus problemillas pero que tambien tienen el apoyo de otra mucha gente que ya hemos pasado por ahi y al final ¡sí, se puede!

    STOP CUADERNILLOS!!!!!!!!!!

    • STOP CUADERNILLOS!!!!!!!!!!
      STOP CUADERNILLOS!!!!!!!!!!
      STOP CUADERNILLOS!!!!!!!!!!
      STOP CUADERNILLOS!!!!!!!!!!

      no pasarán!!!!!!!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here