Ayer por la tarde tarde se presentó en el salón de actos de CCOO de Granada el libro ‘La lucha del movimiento obrero en Granada. Por las libertades y la Democracia. Pepe Cid y Paco Portillo: dos líderes, dos puentes’, una obra homenaje a la resistencia antifranquista en la provincia de Granada, cuyo autor es Alfonso Martínez Foronda, Presidente de la Fundación Estudios Sindicales Archivo Histórico de CCOO de Andalucía. Han participado en este homenaje el prologuista de la obra, Luis García Montero, el secretario general de CCOO de Andalucía, Francisco Carbonero, el máximo responsable provincial de la organización, Ricardo Flores, el secretario provincial del Partido Comunista de Andalucía, Julio Bernardo y el Director General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Luis Naranjo.

Uno de los momentos más emotivos del acto fue la entrega a Paco Portillo, Natividad Bullejos (viuda de Pepe Cid) y a la familia de Emilio Cervilla (integrante de la resistencia antifranquista que fue detenido y encarcelado en numerosas ocasiones por el régimen) de una pequeña escultura  del escultor sevillano Sebas de Alba, que recibieron con emoción los homenajeados.

 

El secretario general de CCOO de Andalucía, Paco Carbonero, destacó que “nos sentimos orgullosos de aquellos que empezaron a pelear por conquistar la libertad y la democracia, el único estado donde puede haber derechos”. Y tenemos que sentirnos orgullosos, ha terminado Carbonero, de todos aquellos que continúan hoy esta lucha, desde la unidad de la clase trabajadora.

movimiento obrero en Granada (1)
Este nuevo estudio de Alfonso Martínez Foronda reconstruye los orígenes y la evolución del movimiento obrero de oposición a la dictadura franquista en la provincia de Granada, donde hubo aproximadamente 800 detenidos del 61 al 76 y 99 procesados por el Tribunal de Orden Público, en lo que se conoce como el tardofranquismo. Lo hace a partir dos vidas entregadas a la lucha militante, dos «hilos rojos», dos hombres que ejemplifican la reconstrucción de la lucha por la democracia en Granada: Paco Portillo y Pepe Cid; dos líderes, dos puentes.

 

Francisco Portillo, natural de Moraleda de Zafayona, fue criado en el seno de una familia de campesinos comprometidos con la lucha del movimiento obrero. De sus padres, socialista él, comunista ella, tomó la rebeldía necesaria para decidir plantar cara a la injusticia que le rodeaba. Paco Portillo «encontró» al Partido cuando decidió emigrar a Francia buscando mejorar sus condiciones de vida. De allí volvería con la misión de reconstruir la organización clandestina tras las terribles caídas que había sufrido entre 1960 y 1962. A partir de ese momento Paco Portillo se convierte en el máximo responsable de una organización que no paró de crecer hasta convertirse en la fuerza hegemónica de la oposición política a la dictadura.

 

 

 

Por su parte, José Cid de la Rosa, natural de Pinos Puente, nació en una familia de pequeños propietarios agrícolas empobrecidos que resultó mermada por las duras condiciones de la España de la posguerra. Siendo Pepe un niño, su familia emigró a Maracena, donde él, tras pasar por varios trabajos eventuales que combinaba con la escuela, acabó trabajando como peón en el gremio de la construcción. Pepe Cid fue uno de esos jóvenes que rechazaron las condiciones de explotación a que se ven sometidos los trabajadores. A lo largo de los años cincuenta formó parte de las diferentes comisiones de obreros que puntualmente se formaban en su empresa para plantear mejoras o reivindicaciones concretas. A comienzos de la década de los sesenta Pepe Cid ingresó en el clandestino PCE, que en esos años estaba en fase de reconstrucción de la mano de su camarada Paco Portillo. A Pepe Cid, a raíz de las huelgas de la minería asturiana en 1962, le encargan organizar y extender comisiones obreras por todas las empresas de la provincia y trabajar para asaltar el Sindicato vertical a través de las elecciones sindicales.

 

Su caso, como el de tantos otros, trasluce una nueva forma de acción del nuevo movimiento obrero que, aun manteniendo las cautelas ante los embates de la dictadura, sustituye el ámbito privado de la lucha ultra-clandestina por otro donde la organización y movilización pública encuentran nuevos espacios de actuación y donde los objetivos pasaban por crear un movimiento que hiciera posible hacer frente a todo lo que prohibía el franquismo. Todo ello implicó nuevas formas de organización, de acción, de tácticas y estrategias que pasaban por ejercitar los derechos prohibidos: el de asociación, el de reunión, el de manifestación, el de expresión y el de huelga. Ante ello, el régimen optó por la única respuesta que conocía: la represión.

 

Paco Portillo y Pepe Cid acabarían siendo, en la última década de la dictadura, los líderes provinciales del PCE y de las CCOO, respectivamente, y sus primeros secretarios generales tras la legalización de ambas organizaciones en 1977. A través de las vidas de uno y de otro, Alfonso Martínez Foronda reconstruye la evolución de la oposición política y sindical al franquismo en la provincia granadina. Una investigación en la que sus vivencias, ilusiones y fracasos, casan con la lucha colectiva de los cientos de militantes que aparecen en sus páginas, yendo, como dice el propio autor a «una historia desde, con y para los de abajo».

 

Del prólogo de Luís García Montero:

 

« Paco Portillo fue el hombre que llegó de París. Con un maletín de vendedor de libros, lo vemos viajar de pueblo en pueblo. Cambia de autobuses y de estrategias. Recorre los caminos de la clandestinidad y hace contactos hasta conseguir una organización combativa y sólida. Lo vemos también caer en 1970, resistir palizas sin abrir la boca, soportar la cárcel y salir con la intención inquebrantable de volver a la lucha. Seguimos por el libro a su camarada Pepe Cid. Va de obra en obra, de manifestación en manifestación. Una y otra vez insiste en los derechos de los trabajadores y prepara las protestas y las huelgas. Después de las detenciones y las penas, lo seguimos de nuevo por las calles, buscando una silla para que los primeros abogados laboralistas de Granada tengan donde sentarse. Quiere consolidar la presencia de la lucha sindical y de CCOO entre los trabajadores con los recursos que permite la ley.

 

El libro puede adquirirse en CCOO de Granada a un precio de diez euros. El dinero recaudado servirá para financiar la próxima investigación de la Fundación de Estudios Sindicales Archivo Histórico de CCOO de Andalucía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here