Antes de darse a conocer la investigación titulada Discapacitados, Universidad y Empleo realizada por las profesoras de la Universidad de Cádiz (UCA) Eva Garrido y Carmen Ferradans, se reunían en la Universidad de Granada a finales de marzo del presente año un grupo de estudiantes con discapacidad dispuestos a organizarse para poder reclamar una mayor presencia en la universidad española, así como una mayor accesibilidad a la misma para poder acceder a ella en igualdad de condiciones al resto de la comunidad universitaria. Este estudio presentaba que solo un 7,2% de personas discapacitadas tienen estudios universitarios terminados, destacando el escaso acceso del colectivo a la


educación universitaria lo que se traduce en futuros empleos poco cualificados para ellos. Con este porcentaje queda manifiesto que algo se está haciendo mal en relación a la formación y discapacidad.

En este marco se constituía la Asociación Nacional de Universitarios con Discapacidad (ANUDIS) que anunciaba la pasada semana el lanzamiento de su existencia así como presentaba públicamente sus objetivos con los que pretende conseguir una normalización, accesibilidad y adaptación real para las diversas discapacidades en cualquier universidad del estado español mediante el lema ‘Defender los derechos de las personas con discapacidad en la Universidad’.

Dicha asociación está promovida y organizada por Antonio Tejada, joven líder del movimiento asociativo de la discapacidad en España, junto con otros dieciséis universitarios con discapacidad de ocho universidades diferentes de nuestro país, donde en pocas semanas han superado el medio centenar de socios. El presidente es Domingo Pisón Capellán, estudiante de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid en el Grado en Comunicación Audiovisual; el secretario es Juan Manuel Barquero Carranza, de la Universidad de Granada y estudiante de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática y Telecomunicación; el tesorero es Alberto Fernández Olmedo también estudiante de la universidad granadina de la Licenciatura en Derecho; y la vocal es Bárbara Úbeda Sosa de la Universidad Complutense de Madrid y estudiante de la Licenciatura de Psicología.

Las asociación nace pidiendo reformas y el cumplimiento de la ley, ya que las universidades siguen sin cumplir con las normas legislativas tanto españolas como europeas, como la Ley de Igualdad, No Discriminación y Accesibilidad Universal (LIONDAU), cuyas premisas son precisamente la no discriminación, una acción positiva y una plena accesibilidad universal para garantizar una igualdad de oportunidades en el ambiente universitario y reivindicar todas aquellas propuestas que garanticen esta igualdad y el cumplimiento de las necesidades a nivel educativo con sus adaptaciones necesarias según las diferentes diversidades de la discapacidad, o a nivel arquitectónico tanto en los interiores de las mismas incluidas las aulas, como los exteriores y entornos, aumentando también la formación específica y sensibilización por parte del personal docente y laboral, etc.

Ante todo se quieren aportar soluciones para mitigar los obstáculos que todavía persisten en el alumnado, profesorado y establecimientos del ámbito universitario, así como potenciar estos estudios a todos los niveles entre la comunidad universitaria con discapacidad, incluida la docencia e investigación.

Para ello, las acciones de sensibilización y concienciación social con miras a eliminar las barreras de todo tipo que puedan perturbar el normal desarrollo de las personas con discapacidad y su inclusión en la Universidad, son la clave para lograr una verdadera inclusión así como fomentar y garantizar la superación personal y autoestima de estos estudiantes, demostrando a la sociedad en general y al mercado de trabajo en particular, las capacidades de los universitarios con discapacidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here