El Parque Municipal de Las Canteras de La Zubia ha sido hoy el escenario de una plantación de árboles simbólica en beneficio de la investigación contra el Parkinson. El proyecto Plantemos un árbol por el Parkinson está promovido por la Federación Española de Parkinson, en el marco de la campaña Plantemos para el Planeta, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. A este proyecto, que llega a su tercera edición, se ha unido por  primera vez la Asociación de Parkinson de Granada con el apoyo de la Diputación Provincial de Granada, que ha cedido 170 árboles (pinos, encinas y coscojas) para su plantación.

 

El objetivo general de este proyecto, que cuenta con la colaboración de la Diputación Provincial de Granada y del Ayuntamiento de La Zubia, es potenciar la comprensión e integración social de quienes padecen esta enfermedad.

 

El presidente de la Diputación Provincial de Granada, Sebastián Pérez, ha destacado, durante el acto de hoy en La Zubia, la importancia del “compromiso de colaboración” que “dentro de nuestras competencias y responsabilidades tenemos las diputaciones” con causas como el apoyo a los enfermos de Parkinson y sus familiares de los que ha elogiado su “fortaleza” equiparable a la de los árboles que crecerán en el parque y que “darán vida y reforestarán la zona”.

 

Sebastián Pérez ha querido tender a la Asociación de Parkinson de Granada “la mano amiga de una Institución amiga que puede ayudar mucho” y “trabajar por mejorar la calidad de vida” de estas personas al igual que la de enfermos aquejados de males como el Alzheimer o la esclerosis múltiple a los que la Diputación asiste en sus centros sociales. En este sentido, el presidente ha recordado los esfuerzos que hace cada mes el equipo de Gobierno provincial por agilizar los pagos de la Junta de Andalucía para que la ley de Dependencia pueda ser una realidad en la provincia.

 

En un momento de crisis como el actual, “tenemos que evitar que la situación afecte a los que más lo necesitan”, ha reseñado el presidente recogiendo las palabras de la vicepresidenta de la Asociación de Parkinson de Granada, María Angustias Díaz, que ha leído un manifiesto a favor de estos enfermos y sus familiares.

 

Con el proyecto  Plantemos un árbol por el Parkinson se persigue un triple objetivo que pasa por estimular y dar un motivo a los afectados por la enfermedad para salir a la calle junto a sus familias y compartir su vida en sociedad; crear una actividad al aire libre para que este colectivo contribuya con la conservación del medio ambiente; y contribuir a eliminar los estigmas erróneos que rodean la enfermedad en la sociedad actual.

 

En este sentido, el alcalde de La Zubia, Antonio Iglesias, se ha congratulado de que el municipio haya sido el lugar escogido para esta plantación de árboles que representa “vida y esperanza que es lo que realmente necesitan los que padecen esta enfermedad”.

 

El recinto habilitado estará abierto para todo aquel que desee acercarse a La Zubia para visitar el parque y comprobar que “estos árboles van creciendo y que se hacen grandes, verdes y sanos”, según ha señalado el regidor.

 

El municipio “siempre tiene las puertas abiertas” a proyectos como éste que aúnan solidaridad y respeto al medio ambiente porque, en definitiva, “estamos por hacer la vida más agradable a la gente”, ha concluido Antonio Iglesias.

 

En la primera plantación de árboles de hoy, también ha participado el teniente de alcalde de Familia, Bienestar Social e Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Granada, Fernando Egea, y el futbolista del Granada Club de Fútbol Allan Romeo Nyom que ha destacado la importancia de “apadrinar la asociación” como representante del fútbol en la provincia. “Siempre que podemos echar una mano aquí estamos”, ha señalado el futbolista que ha reseñado el apoyo de “mucha afición y mucha gente que, cuando nos necesita, estamos aquí para ayudarles”.

 

La enfermedad del Parkinson es una de las enfermedades neurológicas crónicas más frecuentes en edad adulta, dado que suele manifestarse entre la quinta y sexta década de vida, y afecta a más de 150.000 personas en España. El afectado de Parkinson está frecuentemente aquejado de problemas de movilidad que muchas veces le llevan a un aislamiento social que afecta tanto a su calidad de vida como a la de su entorno familiar más próximo.

Plantación contra el Parkinson

El desconocimiento general existente sobre el Parkinson lleva a quien convive con esta enfermedad a tener riesgos de discriminación y rechazo por parte de la sociedad. Como en la mayoría de las enfermedades crónicas e invalidantes, los problemas sociales son tan importantes o más que los biológicos, por lo que es necesario que el afectado reciba el constante apoyo de su entorno para mejorar su calidad de vida y la de su familia.

 

La Asociación de Parkinson de Granada,  con el apoyo de la Diputación de Granada y del  Ayuntamiento de La Zubia, ha querido trabajar en esta materia en dos ámbitos diferenciados pero inseparables: la dimensión social del problema, a través de una actividad al aire libre en la que el enfermo y su familia podrán participar junto a otros miembros de la sociedad; y la dimensión terapéutica, mediante la motivación adicional para este colectivo de poder contribuir al cuidado del medio ambiente en el marco de la campaña Plantemos para el Planeta de Naciones Unidas.

 

En este sentido, el proyecto Plantemos un árbol por el Párkinson ayuda a la rehabilitación física, psicológica, logopédica, ocupacional y socio-familiar del afectado. Así, se invita al enfermo a un paseo por la naturaleza al que pocas veces accede debido a las dificultades de movilidad que conlleva la enfermedad. En cuanto a la rehabilitación psicológica, la actividad ha contribuido a crear un ambiente festivo con una actividad que podrá compartir con otros afectados por la enfermedad. Es rehabilitación logopédica por el trabajo en equipo que conlleva la acción de plantar. Esta iniciativa es además la prueba concreta de que quien convive con el Parkinson puede participar y contribuir en gran medida a la mejora del bienestar social. La rehabilitación socio-familiar se produce en el momento en que se crea una plataforma diferente que conlleva un cambio de rutina para que el afectado y su familia compartan y disfruten.

 

Así, esta experiencia, que se repetirá a lo largo de todo el territorio español a través de las asociaciones que componen la Federación Española de Parkinson, beneficia a los pacientes afectados por la enfermedad neurodegenerativa del Parkinson, sus familias y la sociedad en general; al tiempo que contribuye a cuidar del medio ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here