Como cada comienzo del mes de noviembre y con la llegada del frío es típico que muchos municipios de la comarca alpujarreña celebren su tradicional Fiesta de la Castaña. Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre transcurre la temporada de recogida de este fruto y en los días cercanos al 1 de noviembre (Todos los Santos), es cuando se suele celebrar esta fiesta donde, por supuesto, no faltan las castañas asadas en el fuego, acompañadas con los productos de la tierra y, claro está, con un buen anís.

 

Cada municipio le da su toque original a esta festividad, en Órgiva, las mujeres del Centro de Participación Activa organizaron anoche una castañada para todos los vecinos y visitantes quienes pudieron degustar este exquisito manjar tostado, en una jornada amenizada con baile y mucha diversión.

La alcaldesa de la localidad, María Ángeles Blanco, quien además ejerce de directora en el Centro, señalaba que “hemos organizado una Fiesta de la Castaña con objeto de que tanto los socios del centro como los propios vecinos y visitantes disfruten de un buen rato degustando las exquisitas castañas asadas.”

 

El sentido de la Fiesta de la Castaña hay que buscarlo en la antigua costumbre que tenían los labradores alpujarreños de festejar la recolección de las cosechas como muestra de agradecimiento a los frutos recibidos de la naturaleza. En torno al fruto de la castaña se ha desarrollado una amplia cultura gastronómica, en la que muchos platos tienen como ingrediente principal la castaña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here