Seguirán con las concentraciones semanales hasta la reunión prevista para el 18 de octubre
GRANADA, 06 (EUROPA PRESS)
Los 350 trabajadores de los servicios centrales de CajaGranada no descartan iniciar una huelga si se confirma la posibilidad de que el Grupo Banco Mare Nostrum (BMN), en el que está integrado Caja Murcia, Sa Nostra, Caixa Penedés y la caja granadina, emprenda un nuevo proceso de reestructuración que suponga el despido de entre 400 y 800 empleados de estas cuatro entidades.
Así lo ha informado en declaraciones a Europa Press el presidente del comité de empresa, Amador Torres (CCOO), tras finalizar la asamblea de trabajadores convocada esta tarde en la sede central de CajaGranada para analizar las últimas reuniones mantenidas entre los sindicatos y la dirección de BMN.
Según los datos que baraja el sindicato tras la Comisión de Seguimiento del SIP celebrada el pasado 4 de octubre en Madrid, la dirección de BMN se plantea conseguir una reducción de gastos de entre 30 y 40 millones de euros que previsiblemente “van a recortar en empleos”, algo que, según ha dicho el sindicalista, “no vamos a permitir”.
Los representantes de los trabajadores temen además que la empresa no descarte ninguna vía para llevar a cabo este recorte, como un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, reducciones de jornadas, disminuciones de salarios o un Expediente de Regulación de Empleo extintivo y “no negociado”.
Torres afirma que este plan de ajuste, del que no han sido informados formalmente los trabajadores, difiere en gran medida del anterior acuerdo laboral, el cual no contemplaba “medidas traumáticas” como el despido sino prejubilaciones y recolocaciones voluntarias en otras oficinas.
Por ello, los trabajadores reunidos este jueves han decidido mantener las concentraciones semanales de protesta –convocadas inicialmente contra el “traslado” obligatorio de parte del personal a la sede central de BMN en Madrid– y esperar hasta el 18 de octubre.
Ese día está previsto que sindicatos y dirección de BMN se vuelvan a reunir para poner sobre las mesa las medidas que definitivamente se aplicarán para ajustar la plantilla y la estructura de las cuatro entidades a las necesidades del nuevo grupo financiero.
Los sindicatos reclamarán que este proceso de reestructuración incluya medidas no traumáticas como las prejubilaciones, recolocaciones o salidas incentivadas, ya que de lo contrario iniciarán acciones de presión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here