MOTRIL (GRANADA), 22 (EUROPA PRESS)
La Policía Local de Motril (Granada) ha detenido durante el pasado fin de semana a dos hombres por cometer malos tratos contra sus parejas, una de las cuales fue encontrada con el cuello y el pecho enrojecido y la cara hinchada.
La primera detención se produjo el sábado 19 de febrero sobre la 1,15 horas, cuando dos agentes que se encontraban patrullando se percataron de una fuerte discusión de pareja que estaba produciéndose en el interior de un domicilio y que se escuchaba desde la calle.
Al acercarse a la casa, los agentes fueron recibidos por una mujer que les manifestó haber sido agredida por su compañero sentimental, aduciendo que la había cogido del cuello, le había golpeado en el pecho y le habían propinado un bocado en la mejilla, agresiones que pudieron comprobar los policías que la interrogaron, según informa en una nota el Ayuntamiento de Motril.
El agresor, que se encontraba también en el domicilio, se mostró tranquilo esperando la llegada de los agentes, y aseguró que no había golpeado a su pareja sino que tuvo que defenderse porque ella había intentado agredirle con un cuchillo en la mano. Finalmente fue detenido y conducido a dependencias policiales por estos hechos.
Del mismo modo el domingo, casi a las dos de la madrugada, volvía a repetirse un caso de violencia de género. Un agente de la Policía Local se percató de que un hombre agarraba fuertemente del pelo a una mujer en la entrada principal de los Juzgados de Motril. Al mismo tiempo, le golpeaba la cabeza con la otra mano, dándole puñetazos y zarandeándola de forma agresiva.
Cuando rápidamente los policías acudieron a separar al hombre de la agredida, este último que estaba bajo los efectos del alcohol, se mostró muy agresivo y poco dispuesto a cumplir las indicaciones de los agentes.
Aunque los policías ofrecieron a la mujer la posibilidad de ser acompañada hasta un centro médico para dar parte de las lesiones, ella lo rechazó y se negó a interponer la correspondiente denuncia contra el presunto agresor «por temor a represalias».
Posteriormente, los agentes comprobaron que sobre este hombre ya pesaba una orden judicial de alejamiento respecto de su pareja, por lo que fue detenido por quebrantamiento de condena y malos tratos físicos en ámbito familiar .
En el atestado, los agentes que intervinieron quisieron dejar constancia de que al haberse producido los hechos en la misma puerta de los juzgados es muy posible que las cámaras de vídeo instaladas en las inmediaciones hayan grabado la agresión desde el inicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí