Los populares de Armilla han puesto de manifiesto un posible «amiguismo y juego sucio» en los meses previos a la campaña electoral, que obedece a los «intereses particulares» del alcalde socialista, Gerardo Sánchez. El presidente local del PP armillero, Francisco Cuadros, ha acusado al regidor del PSOE de permitir que, durante más de diez días, el grupo independiente de Armilla poblara el mobiliario urbano con carteles electorales «sin respetar la ley electoral ni los espacios consensuados entre los partidos políticos».
Según Cuadros, los días 5 y 6 de febrero, en el mobiliario urbano público de Armilla, aparecieron colgados carteles del grupo independiente, «con la sorpresa de que el equipo de Gobierno socialista no actuó con la misma inmediatez que sí mostró con el PP, al que ha perseguido por incumplir supuestamente la ordenanza de convivencia cívica en el reparto de folletos informativos, y que incluso derivó en la apertura de un expediente». «Lo más grave del asunto es que los carteles se pusieron sin que se hubiera solicitado autorización previa en el Consistorio, la cual no se presentó hasta el día 7, y sin que ello supusiera sanción alguna desde el Gobierno local», explicó el presidente local del PP.
Asimismo, los populares pidieron, el lunes 7, información en el Ayuntamiento sobre si se había autorizado la colocación de los carteles y si existe solicitud por parte del partido político, o si se estaba incumpliendo la ordenanza de convivencia cívica «que Gerardo Sánchez abandera para frenar el trabajo del Partido Popular».
«Ante el ninguneo del alcalde a estos requerimientos, los servicios jurídicos del PP estudiaron el caso y concluyeron que se incumplía la ley electoral. Inmediatamente, el grupo popular presenta un nuevo escrito, exigiendo al alcalde que cumpla la ley y evite desagravios con otros partidos políticos, porque claramente se daba ventaja a otro partido y no se respeta el derecho del resto de formaciones», explicó Francisco Cuadros.
El presidente popular afirmó que las «presiones» encabezadas por el PP tuvieron sus frutos en el pleno del pasado 14 de febrero, donde el regidor armillero anunció la publicación de un bando municipal en el que advertía que estaba prohibido publicitar información electoral hasta la campaña propiamente dicha e instaba a los independientes a retirar los carteles en el plazo de 48 horas.
Los populares se preguntan que, si no hubieran denunciado en varias ocasiones el caso, el grupo independiente hubiera tenido «vía libre» del alcalde para saltarse la ley electoral «con absoluta impunidad». Cuadros recordó que el PP «no olvida» pedir todos los meses la correspondiente solicitud de buzoneo, «para cumplir con la normativa, mientras a otros se les pasa la mano en un presunto trato de favor». «Estamos seguros de que, si no llegamos a denunciar, los carteles del grupo independiente seguirían colgados, ocupando el mobiliario urbano sin haberlo consensuado previamente con el resto de fuerzas políticas», criticó el presidente del PP.
Francisco Cuadros apostilló que este «trato privilegiado» crea «sospechas» sobre las verdaderas intenciones de Gerardo Sánchez, «quien no sabemos si tiene intereses respecto al candidato del grupo independiente, colaborador del equipo de Gobierno de Armilla en la sombra». «El que Gerardo Sánchez hiciera la vista gorda durante diez días con los carteles nos hace pensar que se trata de un nuevo subterfugio del alcalde, tapando una posible connivencia entre ambos, encaminada a posibles pactos y negociaciones futuras de cara al gobierno municipal, en función de los resultados electorales que el PSOE ya da como nefastos para su formación», recalcó.
No obstante, advirtió que la ley «está para todos y al igual que se nos persiguió en ese sentido por repartir boletines informativos, queremos que se aplique tan firmemente en todos los casos y no se beneficie a unos frente a otros, y más si este beneficio camufla intereses electorales futuros».Información facilitada por PP Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí