Los agentes buscan a otro hombre acusado de agredir este fin de semana a su mujer
GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)
La Policía Local de Granada ha detenido a un hombre de 31 años acusado de prender fuego a la puerta de su vivienda con su ex pareja sentimental y sus dos hijos dentro para obligarles a salir y tratar de originar una explosión con el gas butano, han informado a Europa Press fuentes de este cuerpo policial.
Los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo en una vivienda situada en la calle Monte Sedeño de la capital, desde donde se recibió un aviso de un caso de malos tratos y de un incendio registrado en una de las viviendas del bloque.
Personados en el lugar, los agentes se entrevistaron con una mujer que les informó de que su hija convive con un hombre, identificado como F.G.J., el cual había prendido fuego a la puerta de la casa con la familia dentro para que salieran.
Cuando las víctimas abrieron la puerta para escapar del humo, el detenido aprovechó para colarse en el interior de la vivienda e intentar provocar una explosión tratando de prender el gas butano con un mechero, aunque se enfrentaron a él y pudieron evitarlo.
El hombre, sobre el que pesa una orden de alejamiento hacia su pareja dictada por el Juzgado de lo Penal 1, fue localizado a unos 200 metros del lugar de la vivienda y detenido por estos hechos.
SE BUSCA
Por otra parte, la Policía Local está buscando a un joven de 27 años acusado de empujar por las escaleras a su pareja y atropellarla después.
Los hechos ocurrieron sobre las 14,55 horas del sábado cuando la víctima y su pareja sentimental discutieron y él la arrojó por las escaleras. Dado que la mujer resultó herida, el presunto agresor optó por llevarla al Hospital de Traumatología de la capital para que fuera asistida de sus lesiones.
Una vez allí, ambos volvieron a discutir y el hombre reaccionó propinándole varios puñetazos en la cara a su pareja, que en ese momento trató de abandonar el hospital. A fin de evitarlo, el presunto agresor cogió el coche y la atropelló dándose después a la fuga.
Los agentes conocen la marca del coche y la matrícula del vehículo, por lo que confían en poder localizarlo «pronto» para proceder a su detención mientras que la mujer fue trasladada a un centro sanitario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí