GRANADA, 08 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), ha mantenido este martes que «no se va a quitar el nombre a ninguna plaza para ponerle» el de Francisco López Burgos, escultor del polémico monolito dedicado a la memoria de José Antonio Primo, y ha apostado por escoger un espacio de la zona nueva de la ciudad que aún no tenga registrado el nombre.
A preguntas de los periodistas sobre este asunto, el regidor ha indicado que la primera plaza escogida, en la Avenida Cervantes, «no tenían nombre en el inventario municipal» y por ello se consideró que era buena opción, aunque al saber que es conocida por «todo el mundo» como la plaza del Rocío y tener constancia de «la solicitud» de los vecinos de que no se le cambiara el nombre, la entidad local ha decidido no hacerlo.
«No nos vamos a complicar la vida con la de plazas y rotondas que necesitan rotulación», ha dicho el regidor, que también ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos al descartar la posibilidad de cambiar el nombre oficial a alguna plaza para darle el de López Burgos.
Así, se ha mostrado partidario de buscar una espacio en la zona nueva de la ciudad y ha adelantado que, antes de dar el paso, lo propondrá a la Junta de Distrito afectada para que los vecinos puedan dar su opinión.
Lo cierto es que la propuesta de dedicar una plaza a López Burgos no logró el consenso de la Comisión de Honores y Distinciones del Ayuntamiento, como suele ser habitual en estos asuntos, y se aprobó en pleno con los únicos votos del PP, que gobierna en mayoría absoluta.
Al respecto, el concejal de Relaciones Institucionales, José María Guadalupe, incidió en su día en la necesidad de no ser «sectarios» en el mundo del arte y no seguir demonizando» la figura de López Burgos a causa de una obra que «hizo por encargo».
Esta escultura, en la que cinco brazos saludan a la romana sostenidos por unas alas de águila, está situada en la céntrica plaza de Bibataubín lo que ha despertado el rechazo de los grupos municipales del PSOE e IU, diversas personalidades del mundo del arte y la cultura y de la propia Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica (Agrmh), a cuyo juicio esta obra hace «apología del fascismo».
La permanencia del monumento en su actual ubicación está en manos de los tribunales, ya que la Abogacía del Estado presentó un recurso contra el acuerdo adoptado en el pleno del mes de febrero de 2009 por el que el equipo de gobierno rechazó la retirada del monolito de la plaza, propuesta conjuntamente por los grupos de la oposición, PSOE e IU.
Además, el de la Abogacía del Estado no es el único recurso planteado, ya que la Agrmh ya presentó otros dos para que el juez dirima también si el citado acuerdo contraviene el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, por el que se insta a las administraciones públicas a la retirada de cuantos símbolos o insignias que hagan exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión franquista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí