MOTRIL (GRANADA), 28 (EUROPA PRESS)
El secretario local de Convergencia Andaluza (CA) en Motril (Granada), Luis Rubiales, ha acusado este viernes al equipo de gobierno en el municipio, del PP, de acumular una deuda de más de 80 millones de euros, lo que, teniendo en cuenta que el presupuesto municipal asciende a 52, supone una «losa» para las futuros gobiernos locales.
Por ello, ha solicitado en rueda de prensa un informe técnico municipal de la situación económica actual y ha recordado que cuando llegó a la Alcaldía en 1995 (bajo las siglas del PSOE), las arcas municipales acumulaban una deuda de 37 millones de euros, un remanente negativo de tesorería de 2 millones más y sólo 2 millones en efectivo. Cuando el alcalde firmó el arqueo de caja «con el alcalde entrante» en 2003, Carlos Rojas, la deuda era la misma, 37 millones de euros y «aunque el remanente negativo de tesorería era de 8 millones» había la misma cantidad en efectivo.
Además, Rubiales ha destacado que quedaban por cobrar algunas subvenciones públicas y desarrollos urbanísticos. Estos datos, según el secretario de CA en Motril, están confirmados por la Cámara de Cuentas. Por otra parte, Rubiales ha manifestado que durante sus ocho años de gobierno el Ayuntamiento realizó «inversiones con fondos propios por un valor de más de 30 millones de euros».
El ex alcalde ha destacado que los últimos datos oficiales, a diciembre de 2009, confirman que, si bien la deuda se había reducido hasta los 30 millones, la deuda viva, es decir «lo que se debe a los bancos y cajas por préstamos y pólizas de crédito», suma 40 millones más. Según Rubiales con la aprobación de dos operaciones de tesorería en el último pleno municipal se crearon otros 8 millones de deuda viva «por lo que la deuda actual excede los 80 millones de euros».
Luis Rubiales considera que la situación económica municipal «es crítica» y que los ciudadanos y sus representantes políticos «tienen derecho a conocer los números exactos». El líder de CA entiende que «debido a la situación económica general la deuda habrá aumentado durante 2010» y seguirá incrementándose durante 2011 hasta las elecciones municipales.
El propio interventor municipal presentó «un informe de salvedades» al presupuesto municipal de 2010 que se aprobó en diciembre. Según Rubiales, el interventor alertaba de que no se podía realizar «la aprobación técnica» del informe económico puesto que la liquidación del presupuesto anterior abría «una brecha financiera» que provocará «más pronto que tarde una situación irreversible de liquidez» en la tesorería municipal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí