Orce vive estos días el «máximo exponente de su patrimonio inmaterial». Se trata de las tradicionales fiestas de San Antón y San Sebastián, una de las más antiguas del país y cuyo entramado de emblemáticos personajes y desfiles convierten al municipio en un referente de «interés turístico». Lo dice su alcalde, José Ramón Martínez Olivares, que destaca el esfuerzo que ha realizado el Ayuntamiento para elaborar por primera vez una guía del participante que permita a cada visitante conocer la historia, las peculiaridades y el papel que desempeña cada uno de los personajes (soldados, danzantes, el paje, el cascaborra, los moros y los cristianos), «que son los auténticos animadores de la fiesta», explica el edil, que junto a la diputada de Cultura de la Diputación de Granada, María Asunción Pérez Cotarelo, ha presentado el cartel de las fiestas e invitado a todo el mundo a que «participe activamente en el programa de actividades».
Pese a que tradicionalmente estas fiestas se celebran del 16 al 20 de enero, este año han dado el pistoletazo de salida el día 19 y continuarán hasta el próximo domingo, cuando se despidan con el tradicional acompañamiento y encierro de San Sebastián en su ermita. Se trata de cinco días muy intensos jalonados con los típicos y antiquísimos bailes de los «danzantes» ante San Antón, las revueltas de moros y cristianos alrededor de San Sebastián, la tradicional Colación, que toma su nombre de los frutos secos que se ofrecen en la calle para acompañar la deliciosa «cuerva» o sangría que sirve para avivar el baile, compuesto de danzas autóctonas como las seguidillas. Además, a las procesiones durante el día le suceden las verbenas nocturnas amenizadas por grupos musicales locales, que este año serán las orquestas Almaida y Piguel.
Tradición
Cuatro son los personajes que dicta la tradición en las fiestas de San Antón y San Sebastián de Orce. Por un lado están los soldados, que son aquellos mozos del pueblo entrados en quintas. Son el eje de la fiesta y representan la rectitud y la resistencia de San Antón a las tentaciones. De entre éstos, desempeñan un papel especial el capitán, el jefe de la fiesta y el abanderado.
Le acompañan los danzantes, que son ocho hombres y mujeres ataviados con trajes de vivos colores que mezclan elementos clásicos como la chistera, la corbata o el fajín, con otros más pintorescos como flores y grandes botones plateados. Su música y danza al ritmo de la guitarra y la bandurria, entre otros instrumentos, representan las tentaciones que sufrió San Antón en el desierto.
La figura del paje obedece a un niño que encarna la inocencia de la fiesta. Va vestido de blanco para San Antón y de rojo por San Sebastián y acompaña en todos los desfiles al capitán de los soldados. Su imagen se une a la del cascaborra, que representa al demonio y que con su cara pintada de negro aparta en la chiquillería de los desfiles.
Por último, los moros y cristianos son los encargados de representar las luchas que hubo en Orce durante la Reconquista. Acompañan exclusivamente a San Sebastián y son una de las más antiguas y peculiares de todas las que se celebran de este tipo en España. Información facilitada por Diputación de Granada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí