El número de rescatados aumentó más de un 47 por ciento respecto a 2008
GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)
La Sección de Rescate e Intervención en Montaña (Sereim) de la Guardia Civil ha rescatado este año a 95 personas que sufrieron algún tipo de percance en el medio natural, especialmente en alta montaña, y muchos de ellos fueron montañeros experimentados que cometieron una negligencia.
La mayoría de las personas que requirieron la ayuda del Sereim, un total de 54, salieron ilesas del percance, como es el caso de los dos hombres de 50 y 60 años que fueron rescatados el pasado miércoles de un refugio de montaña en Monachil (Granada) tras permanecer tres días aislados por el temporal sin provisiones de agua ni comida.
En contraposición, el número de personas que sufrieron lesiones de diversa consideración en el medio natural ascendió a 36, mientras que un total de cinco montañeros fueron rescatados sin vida tras sufrir un accidente. Éste último dato, «dentro de la fatalidad, resulta relativamente positivo» ya que en 2008 fueron once las personas fallecidas, según informaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil de Granada.
Este año, las incidencias más frecuentes estuvieron propiciadas «por la negligencia o impericia de quienes desconociendo los peligros de la montaña se introdujeron en ella sin atender a las más elementales normas de seguridad».
Así, los rescates más complejos y arriesgados tuvieron lugar en la vertiente Norte de Sierra Nevada, en los picos conocidos coloquialmente como «tres miles», y en especial el Veleta, la Alcazaba y Mulhacén. En éste último, los agentes han rescatado este año a varios montañeros que ascendieron sin llevar «crampones» y que no pudieron descender por la aparición repentina de hielo.
Al tener dificultades para el regreso fueron sorprendidos por la oscuridad, a lo que se unió la circunstancia de que no llevaran la ropa adecuada para pasar una noche, lo que dificultó su subsistencia.
También han sido frecuentes los avisos de personas que se adentran en la montaña sin conocer el terreno y sin llevar un mapa o un GPS que les permita salir de la zona ante la llegada de la noche o al bajar la niebla. Este año la mayoría de los senderistas se han perdido en la zona de Sierra Nevada próxima al Marquesado del Zenete, en especial en el Picón de Jerez y en las inmediaciones del Puerto de la Ragua.
Por ello, el Sereim insiste en la necesidad de ir a la montaña con GPS o al menos con mapas y, en todo caso, con un teléfono móvil con la batería cargada, ropa de abrigo y agua o cualquier líquido que impida la deshidratación. También es conveniente portar algunos alimentos energéticos.
«Estas precauciones no siempre sirven para evitar un accidente pero, en caso de que ocurriera, se facilitaría el rescate y las víctimas podrán resistir en mejores condiciones, ya que en muchas ocasiones los rescatados presentaban síntomas de hipotermia, desfallecimiento o deshidratación, lo que dificultó su evacuación», añadieron las fuentes.
Respecto a la práctica de actividades técnicas, la Guardia Civil recomienda realizarlas en compañía de otras personas con suficiente experiencia y conocimiento del terreno. Además es necesario llevar «siempre un adecuado material técnico», de modo que se puedan evitar los accidentes.
Este mensaje va dirigido a todos los deportistas, también a los que practican barranquismo, ya que este año el Sereim ha tenido que rescatar a varios en las zonas de Río Verde, el nacimiento del Río Castril y el Barranco del Poqueira.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí