GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil de Tráfico de Granada ha puesto a disposición judicial durante estos días festivos a un total de doce personas por conducir bajo los efectos del alcohol, lo que supone un delito contra la seguridad vial.
El Instituto Armado ha intensificado los controles de alcoholemia en distintas carreteras de la provincia con motivo de la Navidad y las doce detenciones mencionadas son fruto de estos operativos, aunque hay que precisar que uno de los arrestos se produjo contra un hombre que se negó a someterse a las pruebas.
El caso más llamativo es el de un conductor de 35 años que fue detenido después de que provocase un accidente en la A-44 por circular en dirección Motril (Granada) en sentido contrario al de la circulación.
El accidente ocurrió sobre las 6,30 horas del pasado sábado a la altura del kilómetro 138 de la A-44, en el término municipal de Otura (Granada), donde el detenido chocó contra otro turismo ocupado por dos personas. Afortunadamente todos resultaron ilesos y sólo hubo que lamentar daños materiales en ambos vehículos.
Cuando la Guardia Civil acudió al lugar de los hechos se encontró con un conductor «incapaz» de someterse a la pruebas para determinar su grado de impregnación alcohólica en sangre por el estado de embriaguez en el que se encontraba. Por ello, fue detenido por conducción temeraria y por hacerlo bajo los efectos del alcohol.
TRIPLICABA LA TASA
Otro detención significativa fue la de un conductor de 47 años que fue sorprendido el día de Nochebuena conduciendo con una tasa de alcohol superior a los 0,90 miligramos por litro en sangre, cuando el límite legal está en 0,25.
Sobre esta persona pesaban tres suspensiones temporales del permiso de conducir de los juzgados de lo Penal 4, 5 y 6 de Granada, por lo que también fue detenido por un delito de quebrantamiento de condena.
Otros dos conductores fueron arrestados después de que la Guardia Civil acudiera a su auxilio porque habían sufrido sendos accidentes, uno en el kilómetro 245 de la A-92, por una salida de vía, y otro en el kilómetro 282 también de la A-92, por chocar contra una piedra que había caído en la calzada.
Los agentes que atendieron cada caso comprobaron que ambos conducían ebrios, el primero con una tasa de alcohol de 0,78 miligramos por litro en sangre y el otro con una tasa de alcohol de 0,82.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí