GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía y el Servicio de Vigilancia Aduanera de Granada han desarticulado una banda organizada dedicada al tráfico de hachís que operaba en Granada en el marco de la operación «Ciruela», que se ha saldado con 14 detenidos y 1.200 kilos de hachís decomisados, entre otros artículos, como armas e incluso una ambulancia.
Los narcotraficantes, de nacionalidad española, marroquí y boliviana, crearon una empresa de sanidad fantasma para comprar este vehículo sanitario y trasladar la droga a los camellos que la distribuían sin levantar sospechas, además de tener en su poder armas, casi un veintena de teléfonos móviles y balanzas de precisión, entre otros elementos.
El subdelegado del Gobierno en Granada, Antonio Cruz, explicó hoy en rueda de prensa que entre los 14 detenidos, con edades comprendidas entre los 24 y 36 años, se encuentra el cabecilla de esta banda internacional, que había regresado hace unos días de Marruecos, lugar del que procedía la droga.
La mitad de la mercancía se encontró durante los registros domiciliarios efectuados el pasado 14 de diciembre en los municipios de Maracena, Láchar, Cijuela y Atarfe, aunque éste fue el último paso de una compleja operación policial en la que ha sido fundamental el papel de la Agencia Tributaria que, a través del Servicio de Vigilancia Aduanera, estuvo investigando durante un año a estos narcotraficantes, a los que hizo un «intenso seguimiento» y les «pinchó» los teléfonos para conocer sus pasos.
EN TRES FASES COORDINADAS
Concretamente, la operación «Ciruela» se ha desarrollado en tres fases. La primera se produjo en agosto, cuando agentes de la Guardia Civil de Granada interceptaron un coche cargado con 327 kilogramos de hachís que procedía de Marruecos y que tenía como destino un domicilio granadino, por lo que se detuvo a una persona relacionada con este delito.
En las investigaciones posteriores, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que tanto el Cuerpo Nacional de Policía como la Dirección del Servicio de Vigilancia Aduanera estaban realizando investigaciones en torno a este grupo organizado a fin de desarticularlo.
Por este motivo, los tres cuerpos decidieron compartir información y coordinar todas sus actuaciones, lo que en sí supone un modo de proceder «sin precedentes en la provincia», según señalaron los responsables de estas instituciones.
Esta coordinación tuvo sus frutos el pasado 15 de septiembre, cuando se interceptó un nuevo cargamento con 300 kilos de hachís en la A-44 a la altura del término municipal de Deifontes.
Así, el pasado 14 de diciembre los agentes obtuvieron los permisos judiciales necesarios para efectuar los primeros registros domiciliarios en las localidades granadinas de Maracena, Láchar y Cijuela, y en la urbanización El Señorío de Atarfe. Este mismo día se realizaron las primeras detenciones, que se han prolongado a lo largo de toda la semana, siendo la última la del cabecilla de la banda.
La organización desmantelada se dedicaba tanto al tráfico al por mayor de hachís con otras provincias españolas, como al tráfico al menudeo en la provincia de Granada, y entre los detenidos hay dos mujeres. Todos han sido encarcelados por delitos de asociación ilícita, contra la salud pública y tenencia ilícita de armas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí