MOTRIL (GRANADA), 16 (EUROPA PRESS)
El administrador de un almacén alimentario situado en Motril (Granada) ha denunciado el falso robo en el establecimiento de más de 600 kilos de comestibles, como jamones serranos gran reserva e ibéricos y paletas de bellota, por valor de casi 4.000 euros, por lo que, tras ser descubierto por la Policía, se le imputa un posible delito, que simuló para recuperar las pérdidas económicas sufridas.
A.C.E., de 33 años, denunció que el pasado 13 de diciembre habían fracturado el candado de la persiana metálica del local y tras esto habían roto también el cristal de la puerta de acceso al almacén para posteriormente entrar al interior y sustraer los embutidos.
Sin embargo, los policías que se encargaron de la investigación llegaron a la conclusión de que tal y como estaban ocasionados los daños éstos no podían causarse de la forma que el denunciante exponía y que los mismos se habían realizado desde el interior del propio establecimiento. Además la zona es una muy transitada de Motril y ningún vecino de las viviendas colindantes había escuchado ningún ruido cuando sucedieron los hechos, informó la Policía en un comunicado.
Por estos motivos, y ante la «razonable duda» de que el robo denunciado no ocurrió tal y como relató, es por lo que se le citó en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Motril con el fin de esclarecer los hechos y tomarle declaración nuevamente, manifestando en ésta que realmente el robo denunciado no había sucedido y que el motivo de interponer denuncia era para recuperar pérdidas sufridas, por lo que se procedió a imputarle un delito contra la administración de justicia por simulación de delito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí