GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
Los concursos de acreedores empresariales han alcanzado en los tres primeros trimestres del año la cifra de 505, que supone un aumento del 149 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando el Juzgado de lo Mercantil de Granada incoó 203 procedimientos, según la información facilitada a Europa Press.
Por sectores, es el de la construcción el más afectado, especialmente en lo relativo a la promoción inmobiliaria, seguido por el del comercio, tanto en venta al por mayor como por menor y por la industria manufacturera, según los datos recabados del Instituto Nacional de Estadística (INE).
A comienzos del mes de septiembre el Juzgado ya había registrado 95 procesos concursales, que ya duplicaba el número de concursos de 2008. Asimismo, las previsiones de su titular, Blas Alberto González, fueron entonces que al cierre de 2009 hubieran entrado unos 125 procesos concursales, que se ha superado con creces.
En 2008 se presentaron 65 procesos concursales en Granada, una cifra que ya de por sí representó un aumento notable con respecto a los años anteriores a la crisis, cuando la media se situaba entre 10 y 15 concursos anuales.
El titular del Juzgado de lo Mercantil de Granada señaló que «cuando acaban de cumplirse 5 años de la entrada en vigor de la Ley Concursal, continúa existiendo por parte de las empresas un concepto estigmatizante hacia el concurso, consecuencia de una legislación que durante 170 años no la favorecía cuando estaba en dificultades». En consecuencia, «las compañías acuden a este proceso cuando ha agotado todas las vías posibles».
De ahí que el magistrado apuntara el pasado mes de septiembre, durante la celebración de un curso de especialización concursal organizado conjuntamente por el Colegio de Abogados de Granada y el de Titulados Mercantiles y Empresariales, que «como juez estoy muy interesado en demostrar que con la Ley Concursal se pueden conseguir convenios que saneen la empresa y continúe con su actividad empresarial, con un horizonte mucho más viable».
Sin embargo, ese mensaje aún no ha calado y la liquidación, no el convenio, es la salida de más del 90 por ciento de las empresas que acuden al concurso, por lo que el magistrado concluyó que «somos una especie de médicos de empresa y es posible hacer un diagnóstico, poner el tratamiento y que el paciente siga su camino pero, en la inmensa mayoría de los casos, por desgracia, lo que hacemos es firmar el certificado de defunción».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí