GRANADA, 10 (EUROPA PRESS)
El Juzgado de lo Penal número 6 de Granada ha condenado a penas de hasta dos años de prisión e inhabilitación para el ejercicio del oficio a cinco de los nueve imputados por el accidente que costó la vida al obrero Guillermo Estalin el 21 de diciembre de 2004 en el derribo de un edificio de la Cuesta de Gomérez, en Granada capital.
Quedan absueltos el que fuera gerente de Urbanismo en el Ayuntamiento de Granada, Manuel Lorente, y otros dos acusados más, un trabajador de la empresa Alsa y uno de los responsables de Hermanos Rodríguez –ambas mercantiles subcontratadas para la realización de los trabajos–, después de que la Fiscalía retirara su acusación contra ellos al entender que no intervinieron en la comisión de los delitos.
El juez no ha apreciado responsabilidad penal en el arquitecto jefe del servicio de Arquitectura en el Consistorio hasta el 15 de noviembre, Jacobo de la Rosa, por lo que también ha sido absuelto, conforme al principio de presunción de inocencia.
Sí han sido condenados a dos años de cárcel y multa de 1.440 euros por un delito contra la seguridad de los trabajadores en concurso ideal con otro de homicidio imprudente L.D.M., responsable de Rehabilitaciones y Demoliciones Granada, la contratista principal de la obra; el representante de la primera subcontratada Hermanos Rodríguez, S.R.C.; el segundo de los subcontratados, A.S.S., de la empresa Alsa; y la arquitecta encargada de la coordinación de la seguridad, M.P.G.G.
A los tres primeros se les impone inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier cargo directivo en actividades empresariales de construcción durante el tiempo de la condena y a la cuarta inhabilitación especial como coordinadora de seguridad y salud en ejecución de obras, tal y como consta en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press.
Al arquitecto técnico municipal Jorge Moreno Monchón se le condena por los mismos delitos pero a una pena menor, de un año y seis meses y multa de 1.080 euros, e inhabilitación para el ejercicio de cualquier función pública directiva relacionada con obras de construcción.
Para el juez, los cinco condenados infringieron «deberes elementales que serían exigibles al menos diligente de los sujetos». Fueron sus respectivas «omisiones» de sus deberes como «garantes» de la vida e integridad física de los trabajadores en el desempeño de sus labores y del obrero Guillermo Estalin en particular las que «contribuyeron» a crear un «peligro jurídicamente desaprobado» por la legislación laboral, que acabó con la muerte del ecuatoriano.
Un resultado éste que tuvo, según se señala en el fallo, su causa «directa e inmediata» tanto en la ausencia de un plan de seguridad que abordase «el más previsible riesgo» de derrumbamiento del muro como en la ausencia «prácticamente total y descontrolada de medidas de protección colectiva o individual», que, de haber estado en funcionamiento, habrían podido neutralizar los riesgos y el «trágico» suceso.
Por ello, «dada la gravedad de la omisión del deber de cuidado» en que incurrieron cada uno de los inculpados, la previsibilidad del resultado y su gravedad, «deben hacerse todos ellos merecedores del reproche punitivo», concluye el titular del Juzgado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí