GRANADA, 09 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada se desvinculó hoy del conflicto surgido entre Clece, concesionaria del servicio de ayuda a domicilio en la capital, y sus trabajadores, que acusan a la empresa de realizar un ERE «encubierto», y aseguró que esta situación no está perjudicando a la prestación del servicio.
Interrogada por los periodistas sobre este asunto, la concejal de Familia y Bienestar Social, Ana López Andújar (PP), justificó los despidos en el descenso de la carga de trabajo, si bien advirtió de que es un problema interno entre la empresa y sus trabajadores, que se han manifestado esta mañana por la principales calles de la capital para protestar por esta situación.
La edil aludió además a la posibilidad de que esta movilización sea ilegal, ya que –tal y como se dijo en el último encuentro en el Sercla– «no se puede hacer una huelga para apoyar a compañeros despedidos».
Fueron casi un centenar de trabajadores, el 80 por ciento de la plantilla, los que secundaron hoy la concentración para exigir mejoras laborales y para frenar la «cadena de despidos» que a su juicio se está produciendo.
Los trabajadores han secundado un paro entre las 8,00 y las 10,00 de la mañana para mostrar su desacuerdo con la gestión de Clece, lo que ha propiciado que algunos de los 2.000 usuarios de la ayuda a domicilio no hayan recibido el servicio en este periodo de tiempo.
Los manifestantes partieron a primera hora de esta mañana del edificio sindical con destino a la Plaza del Carmen, por lo que tuvieron que ser cortadas algunas de las principales arterias de la ciudad, como Gran Vía y la calle Reyes Católicos, según indicó a Europa Press el portavoz de la Policía Local.
Esta situación ha provocado bastantes problemas de tráfico, ya que el periodo de dos horas en que se han cortado las calles ha coincidido con la entrada a los colegios y con la incorporación al trabajo para gran parte de los granadinos.
La protesta acabó con una concentración en la Plaza del Carmen, donde los trabajadores exigieron a la corporación municipal la readmisión de los diez operarios despedidos por Clece, que «en apenas un año ha reducido la plantilla en más de 100 trabajadores».
UGT ha asegurado que este centenar de empleados estaban contratados por obras y servicios, mientras que ahora «se está empezando a despedir a trabajadores fijos que serán sustituidos por personal sin experiencia y con unas condiciones aún más precarias».
Los paros de tres horas en el servicio de ayuda a domicilio volverán a repetirse el próximo viernes 11 si el encuentro entre sindicatos y patronal previsto para mañana en el Sercla no lo evita.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí