GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)
El consejero de Empleo, Antonio Fernández, lamentó hoy el fallecimiento de dos hombres de 39 y 42 años, vecinos de Castril (Granada), después de que les cayera encima el techo de la casa-cueva en la que trabajaban, en el Barrio Nuevo de Freila (Granada) y apuntó a la «imprudencia» empresarial como causa del accidente.
«De las averiguaciones que tenemos parece que la imprudencia reinó en la gestión de la obra, una imprudencia cometida por el titular de la empresa que fue uno de los fallecidos», manifestó el consejero, quien indicó que se trata de un hecho «luctuoso».
El siniestro se produjo sobre las 10,40 horas, cuando los hombres estaban echando hormigón en la casa y se originó un derrumbe que los aplastó. Aunque los bomberos procedieron a su rescate, no pudieron más que certificar que ya habían fallecido.
Según indicaron UGT y CCOO en una concentración celebrada hoy en la capital granadina y a la que acudieron unas 150 personas para guardar cinco minutos de silencio en repulsa por la muerte de estos trabajadores, los técnicos de ambos sindicatos se desplazaron ayer al lugar del accidente y comprobaron que la reforma de la casa-cueva no tenía permiso de obra ni contaba con un plan de evacuación en caso de derrumbe.
Por su parte, el secretario general de MCA-UGT, Francisco Ruiz Ruano, informó al término de la concentración de que no sólo se ha constatado una «falta absoluta» de medidas de seguridad en la obra, sino que además, no existía permiso para los trabajos ni plan de evacuación en caso de derrumbe.
Por otra parte, su homólogo en CCOO, Francisco Quirós, recordó que la obra tampoco contaba con el preceptivo estudio geotécnico sobre los materiales de los que estaba hecha la casa y los techos no estaban apuntalados, lo que, unido a la humedad, propició el derrumbe, algo que hace pensar a los sindicatos que este accidente «no ha sido fortuito», sino que se debió a una «grave negligencia».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí