Pese a que varios datos apuntan a su culpabilidad, la víctima no pudo verle físicamente
GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)
La Audiencia Provincial de Granada ha absuelto por falta de pruebas a un joven de 19 años acusado de robar a una mujer en la capital mediante el llamado método del estrangulamiento, que consiste en abordar a la víctima por detrás y presionarle fuertemente en el cuello hasta hacerle perder el conocimiento.
La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, considera hechos probados que en la madrugada del pasado 7 de marzo de 2009 la víctima, B.B.P., caminaba sola por la plaza de la catedral de Granada, donde a esas horas, sobre las 4,30, sólo había dos individuos con aspecto magrebí sentados en las escaleras que dan acceso al edificio.
La presencia de ambos «en un lugar tan solitario» causó «cierto temor» a la joven, que no pudo dejar de fijarse en ellos, especialmente en la cara y los ojos del acusado, Mohcine L.
La inquietud de la joven «no resultó infundada», según relata el juez, ya que cuando se dispuso a subir las escaleras, uno de ellos se dirigió sigilosamente por detrás y la abordó rápidamente por la espalda. «Sin mediar palabra, la presionó fuertemente en el cuello con un brazo hasta hacerla perder el conocimiento».
Acto seguido, añade la sentencia, el acusado se apoderó del bolso de piel que portaba la víctima y se marchó, en compañía de su amigo, dejándola desvanecida en el suelo.
«Por suerte», fue encontrada por un hombre mayor que casualmente pasaba por la zona en una moto y que la auxilió, ya que a consecuencia del «violento acontecimiento» sufrió lesiones en la mano izquierda, la cara y las cervicales.
Entre los objetos que la mujer llevaba en el bolso, se encontraba un móvil con el que el acusado efectuó diversas llamadas tanto a su hermana como a su madre «muy poco después de perpetrar su acción».
TESTIMONIO DETALLADO Y COHERENTE
Pese a que la Sala considera que el testimonio de la mujer es «extraordinariamente detallado y coherente» y el informe forense deja constancia de que fue víctima de un «asalto violento», lo cierto es que ella misma ha reconocido que el ataque se produjo por la espalda, por lo que no pudo ver físicamente al agresor y, por tanto, no se puede concluir que éste fuera Mohcine L.
Es cierto, añade el juez, que «ha quedado probado» que en el lugar donde se desarrollaron los hechos no había más personas que el acusado y su amigo y que ella sufre el ataque unos instantes después de cruzarse con ellos, por lo que «es obvio que esa agresión sólo pudo ser cometida por uno de los dos o por ambos».
También está acreditado que el propio joven reconoció, tras algunas vacilaciones, que desde el teléfono móvil que se robó a la víctima se realizaron llamadas a los números de su madre y su hermana –«llamadas que obviamente sólo él y no su acompañante podría tener interés en hacer»– pero este dato no tiene entidad suficiente como para poder afirmar que Mohcine L. fue el autor de la agresión, añade el juez.
Por ello, el titular del Juzgado de lo Penal 6 de Granada le ha absuelto del delito de robo con violencia y falta de lesiones del que era acusado por el Ministerio Fiscal, que pedía para él tres años de prisión, además del pago de una multa y una indemnización a la víctima.
DEFIENDEN SU INOCENCIA
En declaraciones a Europa Press, la defensa del joven se ha mostrado satisfecho con su absolución, si bien criticó los términos en que se ha redactado la sentencia, puesto que, según aseguró, su cliente no estaba en el lugar de los hechos en el momento de la agresión.
Aseguró que en la primera declaración ante los agentes, la mujer no dijo que se había fijado en los dos jóvenes marroquíes sentados en las escaleras de la catedral sino que lo hizo «a instancias de la Policía», después de que éstos le enseñaran unas fotografías en las que aparecía el acusado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí