La operación continúa abierta, ya que el jefe del clan permanece en paradero desconocido
GRANADA, 4 (EUROPA PRESS)
La Policía Nacional ha detenido a cuatro miembros de un clan familiar dedicado, desde hace tres generaciones, al tráfico de cocaína en la zona norte de la capital, en el barrio de Almanjáyar, donde eran conocidos como «Los embusteros». Tres de ellos han ingresado en prisión por orden judicial.
Aunque la operación policial culminó este fin de semana, las investigaciones se remontan a varias semanas atrás, en las que se constató que los detenidos viajaban a países como Marruecos y Colombia para adquirir la droga, que vendían luego a otros traficantes y al menudeo –haciendo papelinas–, según informó hoy en un comunicado el Cuerpo Nacional de Policía.
La primera detención se produjo el sábado en la estación de autobuses de la capital, adonde A.C.G. de 41 años acababa de llegar de Medellín (Colombia) para adquirir la cocaína que luego transportó hasta Granada en su cavidad estomacal.
Los agentes le detuvieron y le trasladaron de inmediato hasta un centro hospitalario donde le fueron intervenidas un total de 22 cápsulas de cocaína que arrojaron un peso de 236 gramos.
También en la estación de autobuses fueron detenidos como presuntos autores de un delito de tráfico de estupefacientes los dos hombres encargados de localizar y trasladar a la «mula» –el primer arrestado– hasta el domicilio del clan familiar de Almanjáyar, donde debía entregar la droga.
Estos dos hombres de 29 y 26 años, identificados como J.A.L.S. y J.D.P.B., también eran miembros de esta familia.
Posteriormente, y ya en el barrio de Almanjáyar, los agentes procedieron a la detención de R.M.S.F. de 50 años, madre y suegra de los dos reseñados y esposa del principal responsable del clan, que permanece en paradero desconocido. Su labor en la organización era la venta directa al menudeo desde el domicilio a drogodependientes.
Tras pasar a disposición judicial, se ha decretado el ingreso en prisión para todos los detenidos a excepción del primero, que efectuaba labores de transporte. No obstante, la operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones de más responsables de la organización, que permanecen en paradero desconocido.
La cocaína intervenida, de gran pureza, habría alcanzado en el mercado negro un valor cercano a los 14.000 euros, aunque tras cortar la sustancia se podrían haber triplicado las dosis y por tanto los beneficios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí