GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía de Granada ha solicitado en sus conclusiones provisionales la pena de 10 años de cárcel para un joven de 23 acusado de incendiar en Granada la entrada de la casa de su vecino, que pensaba que empleaba un emisor de ondas que le estaba causando dolores de cabeza.
Según consta en el escrito de acusación pública, al que tuvo acceso Europa Press, los hechos se remontan a las 6,00 horas del 28 de mayo de 2007, cuando el procesado comenzó a aporrear la puerta de su vecino del piso de arriba porque pensaba que estaba usando el emisor. Tras marcharse, volvió una hora después, comenzó a pegar patadas en la entrada, cogió un cubo de gasolina y lo arrojó debajo de la puerta.
Fue entonces cuando lo prendió, de manera que las llamas se introdujeron en el pasillo de la casa, si bien si inquilino consiguió apagarlas echándoles agua encima, daños que fueron valorados en 130 euros.
El fuego podría haber penetrado en el piso, puesto que la gasolina acelera la combustióm y el incendio logró consumir la madera la puerta. Asimismo, según considera el fiscal, la cantidad de monóxido de carbono que se hubiera generado habría afectado «gravemente» a los vecinos de los pisos contiguos.
El Ministerio Público ha calificado los hechos de un delito de incendio y solicita para el inculpado, sin antecedentes penales, además de los diez años de cárcel, el pago de una indemnización al afectado en la cantidad en la que fueron valorados los daños ocasionados, 130 euros.
Los hechos serán enjuiciados el próximo 23 de noviembre en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí