GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha detenido en Fuente Vaqueros (Granada) a un hombre de 45 años que el pasado julio denunció el falso el robo de su camión para no seguir abonando los recibos del préstamo, que incluía un seguro de robo.
El detenido vendió el camión a una empresa murciana que a su vez lo había vendido en Holanda, donde no fue rematriculado, y para no seguir pagando el préstamo denunció que se lo habían robado mientras comía en un área de servicio, informó hoy en un comunicado la Guardia Civil.
Esta supuesta estafa no hubiera trascendido si la Guardia Civil de Tráfico de Castellón no hubiera interceptado, por casualidad, al camión con matrícula holandesa. Fue al comprobar los datos del vehículo cuando los agentes descubrieron que se había denunciado su robo en Granada, concretamente en Santa Fe.
El camión fue inmovilizado en Castellón el tiempo necesario para que la Guardia Civil de Tráfico de Granada averiguara que existía un contrato de compraventa del vehículo, y que por lo tanto no había sido robado.
Así, los agentes determinaron que había sido una maniobra del detenido para supuestamente ganar dinero con la venta del camión y la estafa al seguro del préstamo.
El detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado de guardia de Santa Fe como presunto autor de los delitos de estafa y simulación de delito.
ROBÓ UNA TORRETA
Por otra parte, la Guardia Civil de Algarinejo ha detenido al propietario de una empresa de instalaciones eléctricas como presunto autor de un delito de robo con fuerza en las cosas por sustraer una torreta que hace unos años instaló en una finca rústica y aún no había cobrado.
El propietario de la finca denunció el pasado 13 de octubre que alguien había cortado las patas de una torreta eléctrica con la que daba luz al cortijo utilizando una radial o herramienta similar y se la había robado.
La Guardia descubrió junto a una nave de una empresa de instalaciones eléctricas del término municipal de Algarinejo, una torreta eléctrica de unos cinco metros de altura cuyas patas presentaban cortes similares a los de los tubos que habían dejado los presuntos ladrones en la base en donde se asentaba la torreta robada.
Tras entrevistarse con el dueño de la empresa, confesó que él había ordenado a sus operarios retirar la referida torreta, ya que después de dos años aún no la había cobrado.
El detenido tras prestar declaración, fue puesto en libertad con la obligación de presentarse en el juzgado cuando fuera requerido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí