«Muchos centros» cuentan con cámaras de vigilancia, aunque la presencia de seguridad privada es «mínima»
GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)
Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado levantaron durante el pasado curso 33 actas por consumo o tenencia de drogas –hachís, marihuana y pastillas– en el entorno de los colegios de la provincia granadina, donde han sido identificadas 1.175 personas.
Estas operaciones son fruto de la puesta en marcha, durante el curso 2008-2009, del Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar, que se extendió a un total de 210 centros y se prolongará durante dos años más dada su «efectividad», según informó hoy en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno, Antonio Cruz, que presentó el plan junto a la delegada provincial de Educación, Ana Gámez.
La mayoría de las identificaciones a personas que merodeaban por las inmediaciones de los colegios en actitud sospechosa las realizó la Guardia Civil, cuya actuación incide en los centros de la provincia, donde pidió los datos a un millar de personas. La Policía Nacional hizo lo propio en la capital con un total de 175 individuos.
La propia delegada de Educación reconoció que los colegios del ámbito rural presentan menos problemas de convivencia e inseguridad, lo que explica que los agentes no aprendieran ninguna sustancia estupefaciente durante las identificaciones. En contraposición, la Policía Nacional decomisó 40 gramos de marihuana, 50 gramos de hachís y 51 pastillas durante el mismo periodo en los colegios de la capital.
Gámez achacó esta situación a que en los pueblos «todo el mundo se conoce», también los padres a los docentes y eso propicia que haya una cultura de respeto al profesorado. De hecho, los siete centros, de un total de 210 adheridos al plan, que presentan mayores problemas de convivencia entre sus alumnos se concentran en la capital, según informó Gámez, que rehusó concretar cuáles son para no perjudicarles.
CÁMARAS DE VIGILANCIA
En esta línea, la delegada reconoció que muchos colegios, tanto en la capital como en el resto de la provincia, cuentan con cámaras de vigilancia, especialmente en las zonas de más tránsito, como en la puerta de entrada, los pasillos y escaleras.
Estas cámaras son supervisadas por los conserjes de los centros, puesto que la presencia de seguridad privada es «mínima» al considerarse innecesaria ya que, según abundó la delegada, «los colegios no son un territorio sin ley».
A fin de prevenir las actitudes delictivas y favorecer la convivencia en los centros, el plan incluyó el pasado año 110 charlas a alumnos impartidas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y Policías Locales, 197 reuniones con personal docente, 30 con asociaciones de padres y madres y se realizaron 1.288 servicios de vigilancia.
También se celebraron dos jornadas de puertas abiertas, una visita a un centro policial y diez exhibiciones y exposiciones de efectos policiales. Además, se ha puesto a disposición de los centros un experto policial en materia de menores y jóvenes al que poder consultar cualquier problema de seguridad que les afecte.
Este plan, impulsado por el Ministerio de Interior y de Educación, también incluirá estas actividades durante el presente curso a fin de prevenir al alumnado contra el consumo de drogas, el acoso escolar o los delitos a través de las nuevas tecnologías.
La incorporación este año del Ministerio de Igualdad al plan propiciará que también se aborden asuntos relacionados con la violencia de género, la igualdad de oportunidades y la discriminación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí