GRANADA, 17 (EUROPA PRESS)
Los dos días de huelga en el sector de la hostelería que ayer anunciaron los sindicatos CCOO y UGT tendrán lugar el próximo 10 de octubre y el 7 de diciembre, coincidiendo con el inicio de los puentes festivos del Pilar y la Constitución. La medida se toma en protesta por la falta de acuerdo entre trabajadores y patronal para cerrar el convenio colectivo.
A las dos jornadas de huelga, a las que están llamados los 16.000 trabajadores de la hostelería en la provincia, se sumará una concentración de protesta en el mes de noviembre, aunque el día aún no se ha concretado, informó CCOO en un comunicado.
El responsable de la Federación de Hostelería de CCOO Andalucía, Gonzalo Fuentes, ha lamentado que Granada sea la única provincia andaluza que aún no ha firmado el convenio de hostelería, lo que, según dijo, supone que miles de trabajadores eventuales no van a cobrar este año la subida salarial que les corresponde.
La secretaria provincial de Hostelería de CCOO, Elvira Martínez, recordó que «en este sector no están contemplados los servicios mínimos durante la huelga», lo que supondrá un perjuicio para la patronal.
Explicó que las asambleas informativas en los centros de trabajo de la provincia seguirán este otoño para informar a los trabajadores de los motivos de las movilizaciones, aunque matizó que tanto CCOO como UGT están abiertos a negociar hasta el último momento y, por ello, ya han solicitado un encuentro con la patronal en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla).
Por su parte, el representante provincial del sector de la Hostelería en UGT, Juan Chica, recordó que los asuntos económicos son el principal escollo para alcanzar un acuerdo con los empresarios, puesto que ambos sindicatos ya rebajaron sus pretensiones en un punto de subida salarial.
La reivindicación actual es de un 2 por ciento para 2009, y una subida del 0,25 por ciento por encima del IPC real para 2010 y 2011. Los sindicatos también consideran «imprescindible» que el nuevo convenio recoja la obligatoriedad de que el 60 por ciento de los trabajadores tengan la condición de fijo o fijo discontinuo, ya que actualmente ese porcentaje es del 35 por ciento.
El tercer punto de desacuerdo entre patronal y sindicatos es la regulación de la subcontratación en el sector, a través de empresas de trabajo temporal y empresas externas. A su juicio, este sistema deja desprotegidos a camareras de pisos, empleados de cocina y de restauración a los que no se les aplica el convenio provincial.
Chica calificó estas reivindicaciones como «razonables y responsables con la situación actual de crisis económica», ya que la patronal «se ha cerrado en banda a cualquier intento de diálogo y negociación».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí