GRANADA, 17 (EUROPA PRESS)
La Diputación de Granada pondrá en marcha a finales del próximo mes de septiembre o inicios de octubre un convenio general y regulador que, puesto a disposición de todos los ayuntamientos de la provincia, tendrá como objetivo facilitar a los municipios el pago de los servicios de recogida de residuos sólidos urbanos al consorcio Resur.
Así lo señaló hoy en rueda de prensa el presidente de la institución, Antonio Martínez Caler (PSOE), quien subrayó que esta iniciativa también busca «poner a fin a la deuda acumulada y continuada que muchos ayuntamientos mantienen con Resur», que asciende a un total de 14,7 millones de euros, de los que nueve corresponden al Ayuntamiento de Granada –con casi siete millones de deuda– y el Ayuntamiento de Motril –que debe dos millones de euros–.
Por otra parte, Martínez Caler informó de que el Complejo Medioambiental «Loma de Manzanares» de Alhendín, responsable de procesar y reciclar el 75 por ciento de los residuos urbanos de la provincia, se convertirá a medio plazo en una de las plantas de recuperación y compostaje «más modernas y efectivas de Europa».
Las cifras que acompañan al proyecto de ampliación y mejora de este centro avalan dicha transformación, porque con la nueva planta «se prevé recuperar 45.000 toneladas de inorgánicos, es decir, se multiplicará por once el volumen actual de reciclaje de plásticos, briks y metales». La inversión prevista en ese sentido alcanza los 21,3 millones de euros, de los que 1.347.990 euros serán aportados por la institución provincial y el resto por la Junta de Andalucía.
Los trabajos de remodelación, que comenzarán en el otoño del próximo año y tienen previsto concluir a finales de 2011 o principios de 2012, incrementarán la capacidad de procesamiento de la planta hasta las 450.000 toneladas de residuos al año, lo cual significa un aumento del 15,4 por ciento respecto a 2008, cuando se recibieron un total de 389.860 toneladas correspondientes a más de 730.000 habitantes –el 75 por ciento de los residuos provinciales, el 25 por ciento restante se trata en el centro de Vélez de Benaudalla–.
Así, actualmente se reciclan en torno a 3.800 toneladas de residuos inorgánicos y se recuperan la mitad de los envases recibidos –3.300 toneladas de 6.500–, si bien la mejora y de la planta de Alhendín permitirá que esa cifra aumente hasta las 45.000 toneladas.
Tales cifras serán el resultado de un proceso integral de modernización que se basará en el «aprovechamiento de las instalaciones y equipos existentes», explicó Martínez Caler, que también precisó que, aunque no se ampliará la superficie actual de la planta, se «destinará más de la mitad del presupuesto a la automatización del trabajo con máquinas que permitirán potenciar el ciclo de reciclaje, que es el principal objeto del proyecto».
De este modo, se pasará de dos líneas de proceso manual a cuatro automatizadas, cada una de las cuales tendrá una capacidad de procesamiento de 30 toneladas a la hora. Además, se adecuarán las zonas de almacenamiento de productos recuperados y de acopio de compost maduro, se construirá una nave de clasificación para albergar nuevas líneas de proceso y se acometerán mejoras en la planta de afino, entre otras actuaciones contempladas.
Sin embargo, entre las innovaciones que el proyecto llevará a cabo destaca la construcción de una planta de tratamientos de lixiviados, que a través de un sistema de evaporación mecanizada permitirá a la planta eliminar correctamente estos líquidos de alto nivel contaminante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí