GRANADA, 9 (EUROPA PRESS)
Justo Márquez, el granadino de 46 años que emprendió una caminata hacia Madrid con una cruz a cuestas el pasado día 27 para protestar por no poder usar el agua de un estanque familiar, deja el camino porque «ir hasta Madrid con la cruz a cuestas parece que no terminara nunca» y le es «imposible de llegar caminando».
En declaraciones a Europa Press, Márquez indicó que «no le queda mas remedio que personarse en Madrid, aunque sea en coche, para seguir con mi protesta reclamando el aljibe», por lo que se personará el día 18 ante el Ministerio de Justicia de Madrid «con la cruz pidiendo justicia».
Así las cosas, fue cuando se encontraba en Jaén cuando decidió poner punto y final a su caminata, si bien el próximo martes acudirá al Ministerio «con toda la documentación para reclamar lo que es suyo», y después de ser asesorado por un abogado «que antes no tenía».
Este granadino, que emprendió la peregrinación con una cruz desmontable «para poder dormir en pensiones» con un tamaño de tres metros y medio de largo por dos metros treinta de ancho y con un peso de unos diez kilos, ya retomó el camino el pasado lunes tras sufrir un desfallecimiento en la antigua carretera N-323, a la altura del túnel de la Gorgoracha.
En este sentido, criticó que el tío de su mujer, quien se niega a dejarles usar el agua, «ha desviado la linde a sus anchas, taponando incluso la puerta que da al estanque e incluso poniendo denuncias falsas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí