GRANADA, 25 (EUROPA PRESS)
Más de 10.000 personas han conocido en el último año los valores históricos y medioambientales del agua a través de las visitas guiadas y actividades divulgativas que desarrolla la Fundación Emasagra, entre las que destaca la ruta «Senderos el agua», que establece diferentes recorridos que enlazan los aljibes hispano-musulmanes del barrio del Albaicín, con monumentos de interés cultural y turístico.
Así lo informó a Europa Press el gerente de la Fundación, Luis González, quien explicó que esta última actividad se desarrolla con grupos de un máximo de 25 personas, que parten del Aljibe del Rey –la mayor construcción de su especie en la ciudad con más de 300 metros cúbicos de capacidad– y emprenden un recorrido por algunos de los aljibes más destacados de la capital, como el de las Tomasas o el del Trillo, para conectar luego con otros elementos arquitectónicos como la Iglesia de El Salvador o el Bañuelo de Granada hasta llegar al río Darro.
«Ningún recorrido es siempre igual, lo único claro es que se parte del Aljibe del Rey y se acaba en el río Darro», comentó González, quien precisó que los visitantes pueden conocer en esta ruta cómo el barrio del Albaicín –declarado Patrimonio de la Humanidad– y el resto de la ciudad se configuró en su día entorno al agua de los aljibes, una estructura hidráulica que funcionó como tal durante más de mil años.
Pero la Fundación Emasagra también está volcada en la sensibilización ambiental de los más jóvenes, es por esto que desde su puesta en marcha organiza diferentes visitas y actividades divulgativas con grupos de escolares y estudiantes de Bachillerato, en colaboración con diversas instituciones como la Universidad de Granada.
El respeto al medioambiente y la concienciación sobre el ahorro del agua, un elemento «escaso e indispensable para la vida», son las principales premisas de este programa de sensibilización, que incluye visitas guiadas a las estaciones de tratamiento de agua potable y a las depuradoras de la provincia, de modo que los jóvenes conozcan el ciclo integral del agua.
Otro de los retos de la Fundación es restaurar y mantener los distintos aljibes que hay en la ciudad, a fin de que las generaciones futuras «puedan conocer el patrimonio hidráulico de Granada en las mejores condiciones».
Esta labor es «complicada», comentó el gerente de la Fundación Emasagra, que lamentó los «ataques» que a diario sufren los aljibes, que son objeto de pintadas y demás actos vandálicos que la entidad trata de paliar «dentro de sus posibilidades», mediante «pequeñas intervenciones» y las citadas labores de sensibilización entre la población.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí