GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)
Un jurado popular declaró hoy no culpable por unanimidad a la mujer acusada de apuñalar mortalmente a su pareja el pasado 19 de junio de 2004 tras una fuerte discusión entre ambos en su casa, según informaron a Europa Press fuentes de la defensa.
Tras un juicio celebrado en la Audiencia de Granada y que fue «muy duro en todo su proceso», el tribunal, compuesto por nueve miembros de un jurado popular, argumentó que la herida que presentaba el fallecido era «de carácter accidental y no homicida».
Así, durante la tercera sesión del juicio, que se celebró el pasado día 8 en la Audiencia de Granada, el fiscal consideró en su relato de los hechos que la acusada no actuó en legítima defensa, sino que aprovechando la posición en la que se encontraba la víctima –con la que mantenía una relación desde hace seis años y tenía una hija en común– le asestó una cuchillada y, aunque no lo hizo con la intención de causarle la muerte, sí quería producirle lesiones, por lo que elevó la petición de cárcel de ocho a trece años, que al final no se hizo efectivo.
El fiscal también consideró que la acusada, consciente de la gravedad de su comportamiento, limpió los restos de sangre del suelo de la cocina y modificó algunos objetos de la casa antes de pedir auxilio, mientras que posteriormente y actuando con el propósito de enmascarar la forma en que se había producido el hecho, persona o personas de su entorno colocaron en el salón un biberón lleno de una sustancia viscosa de textura similar al yogur y roto por la base para aparentar un ataque violento por parte de su pareja.
La acusada negó con anterioridad estos hechos y aseguró que el cuchillo se lo clavó la propia víctima cuando ella lo tenía en la mano para fregarlo, después de que decidiera irse a recoger la cocina para evitar que él siguiera agrediéndola a raíz de la discusión. Negó además haber limpiado los restos de sangre o haber cambiado de sitio objetos de la casa, manteniendo que «estuvo en todo momento» al lado de la víctima hasta que llegaron la policía y la ambulancia.
La acusación particular mantuvo su petición inicial de trece años de prisión y la defensa su solicitud de libre absolución para la mujer, al considerar que fue la propia víctima la que se clavó el cuchillo de forma accidental.
El suceso se produjo el pasado 19 de junio de 2004, después de que la víctima y la acusada tuvieran una fuerte discusión a consecuencia de que él había llegado tarde a casa porque había estado tomando unas cervezas con unos conocidos.
La víctima reacción de forma violenta ante los reproches de la mujer y la agredió en el curso de un deambular por varias habitaciones de la casa hasta llegar a la cocina, donde se produjo el suceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí