El presidente de la asociación de vecinos aboga por no crear una alarma social «innecesaria»
GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
La Asociación de Comerciantes de la Plaza de Toros-Doctores reclamó hoy más presencia policial ante la reciente inauguración del Centro de Inserción Social (CIS) «Matilde Cantos Fernández, al considerar que la llegada de internos que cumplen sus penas en régimen abierto puede generar conflictos y perjudicar la imagen de este barrio comercial.
El presidente de la citada asociación, Santos Gómez, lamentó en declaraciones a Europa Press que este centro –que albergará a partir de septiembre a unos 300 internos en proceso avanzado de reinserción– se haya ubicado en una zona de la ciudad «relativamente céntrica» y argumentó su rechazo al mismo en los «numerosos conflictos» que han presenciado los vecinos con los internos de la sección de régimen abierto que ha estado operativa hasta la fecha.
Aseguró que algunos de estos internos se quedan «desde que salen por la mañana del centro» en las plazas del barrio de la Plaza de Toros «bebiendo litros de cerveza e incluso consumiendo drogas», lo que a su juicio crea una sensación de malestar entre los potenciales clientes de los más de 700 negocios que se ubican en esta zona de la ciudad.
Gómez relató que esto se une a la presencia «ya tradicional» de los llamados «gorrillas» y de personas toxicómanas que mendigan por las calles y, en ocasiones, se introducen en los comercios para pedir dinero a comerciantes y clientes.
La posición de los comerciantes contrasta con la ofrecida por el presidente de la asociación de vecinos de la zona, Manuel Morcillo, que aunque reconoció que es necesaria más presencia policial en el barrio quiso desvincular esta reivindicación del nuevo CIS, al considerar que «no es una cárcel sino un centro de reinserción que no contará con presos de perfil peligroso».
Morcillo abogó por no crear una alarma social «innecesaria» y aunque dijo que le hubiera gustado que los terrenos del CIS se hubieran destinado a instalaciones deportivas o culturales, recordó que estos internos «también forman parte de la sociedad y no se puede mirar para otro lado».
«El desarraigo, la pobreza y la violencia las crean la propia sociedad y debe ser esa misma sociedad la que les de respuesta», defendió el presidente de esta asociación, que aglutina a unas 900 personas.
A su juicio, el CIS no llevará a la zona «más problemas de los que ya hay» y abogó por no desvirtuar esta situación, puesto que es «obligación de todos» ayudar a estar personas a insertarse en la sociedad.
El CIS granadino fue inaugurado el pasado martes por la secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, quien destacó que esta nueva infraestructura aliviará la masificación en la prisión de Albolote (Granada) y contará con una plantilla propia de 70 funcionarios que se incorporarán de forma progresiva.
Este CIS –que se une a los existentes en Jerez, Córdoba, Huelva, Sevilla y Málaga– cuenta con 150 habitaciones dobles que albergarán a internos en proceso avanzado de reinserción o que cumplen su pena en régimen abierto.
Dispone de talleres productivos y ocupacionales, cocina, lavandería, biblioteca, zona deportiva y de atención sanitaria, además de un edificio para comunicaciones familiares y abogados.
También tiene un edificio para los servicios penitenciarios, que se encargan del cumplimiento de las penas alternativas y del seguimiento de los liberados condicionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí