LOJA (GRANADA), 18 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Íllora (Granada), el socialista Francisco Domene, declaró hoy en el Juzgado de Instrucción 2 de Loja imputado por un supuesto delito medioambiental en las obras del AVE, investigación que comenzó tras una denuncia interpuesta por el PP en la que se acusaba al regidor de haber permitido excavaciones en un espacio protegido para la obtención de materiales.
El primer edil defendió hoy su actuación y señaló que la denuncia se debe «exclusivamente a intereses políticos». Asimismo, indicó que las competencias en esa materia están delegadas en el concejal de Urbanismo y Medioambiente, Francisco Jiménez (IU), que también declaró hoy. Jiménez, según informaron a Europa Press fuentes del caso, aclaró que lo que se ha hecho no ha sido una «extracción de áridos sin autorización» ni la construcción de una cantera, sino diferentes movimientos de tierras para abastecer suelo agrícola con la tierra sobrante de las obras del AVE.
Aún así, los trabajos se paralizaron antes de que llegara la denuncia del Seprona y el oficio de la Delegación de Innovación, Ciencia y Empresa, por entender que se había movido más tierra de la que inicialmente estaba prevista, ha dicho el edil ante el juez.
Además, el responsable de la unión temporal de empresas adjudicataria del tramo Tocón-Valderrubio, que es ingeniero de caminos, también reiteró hoy en el Juzgado que la tierra de las obras se ha utilizado para el relleno de otras zonas agrícolas, en una operación «que nunca se puede considerar una cantera». La empresa ha aportado un informe de un ingeniero de mina en el que se explica qué es lo que tiene la condición de cantera, de extracción de áridos, «que requiere una profundidad mayor de tres metros y que donde se muevan esas tierras se haga una clasificación con maquinaria pesada y que ese material se venda».
También ha llevado un informe hecho por agentes de Medio Ambiente en el que se precisa que «en Escóznar, Camino de Valderrubio-Láchar, no se está realizando una extracción masiva ni indiscriminada de áridos. Se trata de un vertido de tierra vegetal para el relleno de unos terrenos de carácter agrícola. La finalidad parece ser la restauración y mejora de los suelos para su destino a fines agrícolas en parcelas anexas».
Las diligencias que ahora se practicarán serán, según las fuentes, la toma de declaración de más vecinos, y la petición de un informe a Medio Ambiente para complementar el anterior mencionado.
En la denuncia presentada por el PP, a la que tuvo acceso Europa Press, se señalaba que el Ayuntamiento había dado licencias de obras para sustituir una capa de tierra por otra, cuando «lo que realmente se está haciendo es extraer áridos de forma ilegal, en un paraje especialmente protegido».
El Consistorio, según los «populares», hicieron «caso omiso» de los informes del Seprona y del Departamento de Minas de la Consejería de Innovación, Ciencia y Tecnología, que advertían de supuestas irregularidades. Además, en una de las parcelas denunciadas, la parcela «es donde más claramente se ve que están extrayendo áridos porque las obras son continuas y de un volumen considerable. Pues bien, el Ayuntamiento, a pesar de la constatación del hecho, ni levanta expediente, ni insta a su paralización, ni siquiera llega a pedir informes, ni mucho menos giran inspección a la misma».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí