GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)
La crisis ha propiciado que un mayor número de personas se decidan a solicitar ayuda para superar su adicción a los juegos de azar o las compras, ya que «al no haber dinero en casa se acaban las mentiras y esta patología sale a la luz», según ha informado a Europa Press la Asociación Granadina de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Agrajer).
Esta asociación ofrece en la actualidad tratamiento a un total de 190 personas que tienen problemas con el juego, ya sea la ruleta, las máquinas tragaperras o las apuestas por internet, y la mayoría de ellas han llegado hasta sus instalaciones «presionados por la familia o por su propia empresa», una vez que han sido descubiertos.
El presidente de Agrajer, Juan Luis Suárez, lamentó que en los últimos meses estén llegando a la entidad sin ánimo de lucro gente «cada vez más joven» –de entre 19 y 26 años– que se han quedado en paro y pasan por una mala situación económica, motivo por el que la asociación ha tenido que recurrir por primera vez al Banco de Alimentos para «echarles una mano».
«Antes se incrementaba el número de visitas en las vacaciones pero ahora con la crisis la gente se ha quedado parada y al no haber dinero y tener que estar en casa con la familia el problema se descubre antes», relató Suárez.
Esta situación es menos frecuente en el caso de las mujeres, que suelen ser «incomprendidas y no cuentan con el apoyo familiar», por lo que en la mayoría de las casos no acuden a pedir tratamiento, sin embargo cuando lo hacen «tardan la mitad de tiempo en recuperarse que los hombres», ya que siguen todas las recomendaciones.
Agrajer cuenta con 23 voluntarios –jugadores rehabilitados– y varios profesionales, entre ellos psicólogos, para ayudar a aquellos que se deciden a afrontar el problema, para lo que es «imprescindible asistir a las terapias de grupo, romper con las amistades forjadas durante la adicción al juego y evitar ir a los lugares que frecuentaban en esa etapa».
La asociación hace un seguimiento a las personas que se han rehabilitado en sus instalaciones para conocer la efectividad de los tratamientos hasta cuatro años después de haberse sometido a ellos y las cifran arrojan un resultado positivo en el 98 por ciento de los casos.
Esta situación ha propiciado que la Junta de Andalucía haya autorizado a Agrajer a actuar como centro laboratorio, lo que le proveerá de una fuente de financiación estable y «no sujeta al político de turno que esté en el poder».
PROGRAMA CUBILETE
Agrajer ha trabajado este año con 3.300 alumnos de Primaria y Secundaria en la prevención a la adicción al juego a través del programa «Cubilete», donde también se tratan asuntos como el buen uso de las redes sociales como «Tuenti» o «Facebook».
«Nos hemos encontrado con niños con principio de dependencia a las redes sociales y están enganchados a ellas hasta seis horas diarias», relató Suárez, que criticó a su vez que los padres no controlen esta cuestión o sigan mandando a los niños a comprar la lotería por ser una actitud «tremendamente irresponsable».
Lamentó en este sentido la escasa colaboración de los padres con la que se ha encontrado Agrajer cuando se ha desplazado a los centros: «Hemos tenido que suspender sesiones en las que se esperaban 700 padres porque no ha venido ni uno», aseguró.
No obstante, el desarrollo de talleres y sesiones en los centros «se ha notado» desde el año pasado, ya que si en 2008 se detectó que el 80 por ciento de los jóvenes de Secundaria tenían predisposición a tener problemas con internet este año la cifra ha bajado hasta el 54 por ciento «tras la intervención del programa Cubilete», por lo que Agrajer continuará llevándolo a los colegios e institutos los próximo años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí