El joven llegó el viernes a la ciudad y disfrutará hasta el domingo de las fiestas del Corpus
GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)
El Ayuntamiento de Granada ha entregado hoy el diploma de embajador turístico a Enrique de Tena, el turista que fue detenido y encarcelado por error mientras se encontraba de vacaciones en la ciudad durante la pasada Semana Santa al ser confundido con un delincuente que se encontraba en busca y captura y con el que sólo compartía el apellido.
El joven enfermero madrileño se encuentra desde el pasado miércoles en la capital granadina junto con el amigo que le acompañó durante aquellos días para disfrutar hasta el domingo de las fiestas del Corpus.
Así, hoy fue recibido en el Salón de Plenos del Consistorio granadino por el alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado, quien señaló que al conocerse la noticia el Ayuntamiento pensó en resarcir de alguna manera aquella situación, iniciativa a la que respondió el sector turístico granadino, que se ha volcado en hacerle agradable la estancia a Tena y su amigo Fran.
Enrique agradeció las atenciones de quienes «se han volcado en que la visita a Granada sea ahora inolvidable», y dijo estar disfrutando de las fiestas, gastronomía y patrimonio cultural de la ciudad.
De hecho, durante estos días tiene diseñado un programa de actividades, valorado en unos 2.000 euros para cinco días de estancia exclusiva, que le permitió ayer disfrutar de la procesión del Corpus desde un balcón situado frente a la Catedral, almorzar y cenar en los mejores restaurantes granadinos, y relajarse en los baños árabes de la calle Elvira.
El turista y su amigo, que se hospedan en el Hotel Palace, en la Alhambra, visitarán hoy la feria, serán jurado en un concurso de enganches de caballos y otro gastronómico y asistirán a la corrida de toros de José Tomás. Además, también tienen programada una visita nocturna a la Alhambra, entre otras actividades, todas sin coste alguno para las arcas municipales, al estar financiadas por el sector turístico.
De Tena recordó que por los días que permaneció en la cárcel de Albolote nadie le ha pedido disculpas personalmente, lo que consideró una «falta de seriedad». Asimismo, sus abogados estudian las acciones legales a emprender para depurar posibles responsabilidades. Su amigo Fran también insistió en que aquellos días festivos vivió una situación de impotencia «al no poder hacer nada ni encontrar a nadie que te echara una mano».
El Juzgado de Instrucción 3 de Granada fue el que decretó el ingreso en prisión del madrileño, que fue detenido en un hotel granadino por la Policía Nacional. El error podría haber partido de la propia Audiencia Nacional o de la Policía Nacional, por un fallo en el registro, puesto que el juzgado granadino sólo se limitó a hacer cumplir la orden, que en realidad iba destinada a otro hombre que ya permanece interno en una cárcel de Castellón.
Un cúmulo de coincidencias derivaron en que Enrique permaneciera en la cárcel, puesto que el juzgado se pone en contacto habitualmente, aunque no sea su obligación, con el órgano judicial que ha emitido la orden para comprobar por teléfono los datos de la persona que debe ingresar en el centro penitenciario, pero este trámite no se llevó a cabo aquel día porque era festivo –Jueves Santo– y no había nadie en la Audiencia Nacional para la verificación, que tuvo que retrasarse hasta el lunes, día en que quedó en libertad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí