GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)
El recién elegido juez decano de Granada, Francisco Sánchez Gálvez, consideró que el sistema judicial «está trabajando al límite, muy por encima del cien por cien de sus posibilidades», y apuntó lo «crítico» del momento actual, en el que, si se mantiene la situación, «se puede llegar al colapso».
En una entrevista concedida a Europa Press, Sánchez Gálvez, que seguirá la misma línea de su antecesor en el cargo, Antonio Moreno, de «luchar por aliviar la carga de trabajo», incidió en que la actual coyuntura «no se puede mantener indefinidamente», puesto que crea «disfunciones y va mermando las fuerzas, la calidad y la resistencia».
«Es además susceptible de conllevar errores indeseados», como el «caso Mari Luz», en el que, para el juez decano, concurrieron una serie de factores determinados por un volumen de trabajo «muy superior al que puede soportar un juzgado» y se puso en conocimiento de la opinión pública «lo que ya habíamos puesto de relieve los jueces con discreción», la necesidad de una actualización y mejora de los medios.
De todas formas, según destacó, «todos los días» funcionarios, secretarios y jueces trabajan para que el sistema funcione y «no ocurran este tipo de cosas», aunque esa «mala noticia» propiciara la creación de una «mala imagen» de la justicia.
Las medidas a adoptar, según indicó, no tienen por qué ser «drásticas». «Estamos todos pendientes de la oficina judicial, pero eso tiene un problema, que, como se trata de una cuestión compleja, quizá se estén aparcando otro tipo de actuaciones más puntuales de mantenimiento que pueden aliviar esa carga», sostuvo.
En ese sentido, se refirió a la necesidad de crear instrumentos de mediación y de arbitraje que eviten que determinados asuntos lleguen a la vía judicial; reducir la propia litigiosidad que produce la Administración, que ahorraría costes y aliviaría la carga de lo contencioso y lo laboral; o la notificación electrónica de resoluciones, que propiciaría ganar tiempo en la tramitación en los juzgados y liberar recursos en el Decanato que podrían dedicarse a la mejora de la calidad de los servicios en otros aspectos.
Sánchez Gálvez valoró además el anuncio que la consejera de Justicia, Begoña Álvarez, hizo ante el Parlamento de la puesta en marcha un programa de intervención para los 20 órganos judiciales de la región que, en este momento, acumulan una mayor carga de trabajo, con especial incidencia en el orden contencioso-administrativo.
«Cualquier cosa que sea un apoyo a los juzgados que estén en peores condiciones es bienvenida», mantuvo el juez decano, que sin embargo precisó que, aparte de programas específicos en situaciones límite, es «importante» que haya «mecanismos continuos de mantenimiento» de un buen nivel de funcionamiento de los juzgados en general, como la cobertura de bajas y refuerzos puntuales, teniendo en cuenta el volumen actual de trabajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí