SALOBREÑA (GRANADA), 2 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Salobreña (Granada), Jesús Avelino, ha solicitado la intervención de la Subdelegación del Gobierno en Granada y de la Delegación Provincial de Agricultura por la acumulación de excrementos en el municipio, propiciada por la presencia de más de un millar de cabras que varios pastores han llevado hasta el Ayuntamiento para protestar por la sanción impuesta al cabrero Santiago Alonso por construir sin licencia un corral para guardar su rebaño.
En rueda de prensa, Avelino incidió en que los animales están creando un «problema de salud pública» en la localidad «que presenta un estado insoportable», y reiteró su intención de reunirse con el afectado y negociar «todo lo que sea posible y aceptable». Según explicó, el Ayuntamiento le ha ofrecido al cabrero «subvencionarle» los 1.700 euros del embargo que pesa sobre su casa por no haber abonado la sanción de 2.000 euros que se le ha impuesto (que ha alcanzado los 10.000 con los recargos).
Sin embargo, Alonso ha asegurado que «no pagará ni un centavo», según indicó el regidor, que anunció que ya está trabajando en la modificación de los planeamientos urbanísticos junto a la Junta de Andalucía «para dar una regulación más precisa a este tipo de explotaciones ganaderas».
«Pero una cosa está clara. Todo esto se hubiese evitado si él hubiera solicitado una licencia para poder establecer su corral donde lo tiene. Con esto no habría ningún problema y no nos veríamos en esta situación», señaló el primer edil, que recordó además que, en la misma situación que el cabrero se encuentran actualmente 30 expedientes, con 12 multas impuestas.
El pasado año, según explicó, se incoaron 66 expedientes por disciplina urbanística y se impusieron 104 multas coercitivas. «Las multas llegan a todos, desde una maestra que tiene 90.000 euros, a un trabajador del Ayuntamiento que tiene embargado parte del sueldo, e incluso, llegando un paso más, a expedientes que ya están pendientes de valoración y subasta. Lo que no se puede apoyar es el razonamiento de que, en la creencia que otros no pagan, yo tampoco pago», concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí