GRANADA, 1 (EUROPA PRESS)
La Junta de Andalucía actúa en la actualidad contra tres tipos de especies exóticas invasoras presentes en Granada, el mejillón cebra, el rabo de gato y el cangrejo señal. Sólo de ésta última se han capturado desde 2005 más de 28.400 ejemplares para acabar con la «gran amenaza» que supone para los ecosistemas autóctonos.
La Consejería de Medio Ambiente puso en marcha en 2004 el Programa Andaluz para el Control de Especies Exóticas Invasoras para luchar contra este tipo de organismos que, llegados de otras partes del planeta, han conseguido asentarse y expandirse en la comunidad, según informaron a Europa Press fuentes de este departamento.
El cangrejo señal procede de la costa de Norteamérica y desde hace varios años ha encontrado en la ribera del río granadino de Riofrío, en Loja, un hábitat favorable para asentarse, al que llegó por escapes accidentales en piscifactorías de cangrejos y por la acción voluntaria del hombre. Granada es la única provincia andaluza que alberga esta especie.
Este invertebrado acuático es de mayor tamaño que los cangrejos autóctonos, tiene mejor tasa de reproducción y es más resistente a las plagas que ellos, por lo que supone un duro competidor en la supervivencia, aunque su principal amenaza es ser vector de un hongo que resulta mortal para los cangrejos propios de la zona.
Los refugios artificiales, la pesca eléctrica o la búsqueda manual son algunos de los métodos que se han usado en los últimos años para erradicar esta especie, que comparte protagonismo en la provincia con el mejillón cebra, una de las cien especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.
Esta misma semana, Medio Ambiente detectó la presencia de un ejemplar adulto de esta especie de mejillón en el embalse granadino de Los Bermejales, por lo que ha prohibido temporalmente los usos recreativos de navegación en la zona y estudiará las aguas que han estado fluyendo desde este embalse hacia otros sistemas fluviales hasta conocer el alcance de la invasión.
El mejillón cebra, originario del mar Caspio, es capaz de provocar cambios ecológicos drásticos en los ecosistemas donde se instala y ocasiona daños a las infraestructuras ligadas a estos medios fluviales, como el taponamiento de las conducciones de agua. Por el momento se desconocen métodos efectivos para controlar o erradicar este organismo invasor, por lo que la Junta apuesta por la detección precoz , especialmente para evitar su propagación y aislar los focos.
La tercera especie exótica invasora sobre la que actúa la Junta es una planta conocida como rabo de gato, la cual forma rodales exclusivos y desplaza a las especies nativas, además de incrementar el riesgo de incendios.
En la actualidad, la Estación Biológica de Doñana está realizando el seguimiento de la recuperación de las comunidades y especies de flora autóctonas en varias localidades andaluzas de especial interés biológico, en las que se han desarrollado trabajos de erradicación de especies vegetales invasoras.
Los resultados muestran una recuperación del componente florístico de los ecosistemas y sugieren que en general no es necesario ningún tipo de actuación respecto a la restauración de la cubierta vegetal después de la erradicación de especies invasoras, aunque es necesario el repaso anual en las zonas tratadas para evitar su regeneración.
Desde la puesta en marcha del Programa Andaluz para el Control de Especies Exóticas Invasoras Andalucía se convirtió en una de las pocas comunidades autónomas que afrontan el problema de las especies invasoras de un modo integral, siguiendo la estela de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que considera que las especies invasoras son, después de la pérdida de hábitat, la segunda mayor amenaza a la biodiversidad a escala global y uno de los principales motores del cambio climático global.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí