GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
Santiago Valero, el particular que ha registrado la marca «Cascamorras», fiesta declarada de Interés Turístico Nacional que comparten las localidades de Baza y Guadix (Granada), ha criticado la «demagogia» de estos ayuntamientos, que no han aceptado la cesión de uso y explotación de la marca que les ofreció «de forma gratuita y por un periodo de diez años».
Valero –también presidente de la Asociación Cascamorras– aclaró en declaraciones a Europa Press que no ha registrado la festividad, sino dos epígrafes referidos al uso comercial de la marca «Cascamorras» para evitar que cualquier negocio que no fuera apropiado llevara este nombre, «protegiendo así la fiesta y su supervivencia»
Relató que sus abogados han ofrecido a las entidades locales de Baza y Guadix un contrato de cesión gratuita por el mismo período en el que a él le han cedido la titularidad –diez años– y bajo unas condiciones «muy razonables».
Estas premisas son que los beneficios de la marca vayan dirigidos a asociaciones benéficas; que el uso de explotación sea propiedad de los ayuntamientos y que el Café Cascamorras, «que lleva muchos años funcionando, no tuviera problemas con su nombre» como él acordó en su día con el propietario.
No obstante, «los ayuntamientos sólo quieren la titularidad de dos marcas comerciales que yo ha registrado cuando aún quedan 43 epígrafes del Cascamorras por patentar».
Así criticó que las entidades locales «salgan ahora –la marca fue patentada en 2007 y se han celebrado dos ediciones de la fiesta desde entonces– diciendo que la fiesta peligra porque un particular la ha patentado, en vez ocuparse de registrar los epígrafes que quedan para proteger la Fiesta del Cascamorras».
Indicó que también remitió en su día un documento firmado al presidente de la Hermandad de la Virgen de la Piedad, Juan López Lechuga, en el que expresaba su deseo de «no poner ningún impedimento» a la publicación del libro que ha escrito sobre la Fiesta del Cascamorras, ya que a su juicio, el volumen «sirve para fomentar» esta tradición y ése es su objetivo.
Aseguró que ha estado de baja laboral por «las tensiones y la presión mediática a la que se ha visto sometido sin ningún motivo», pues «se trata de una marca comercial cuya titularidad es de un particular, como sucede con la palabra San Fermín, que también se refiere a una fiesta».
Los abogados de Valero continúan «en contacto directo» con los ayuntamientos de Baza y Guadix por si pudiera darse algún tipo de negociación y éste aseguró que «siempre ha estado y estará abierto al diálogo con todas las partes».
El Cascamorras es una fiesta tradicional originaria de la Edad Media que se ha ido transmitiendo oralmente de generación en generación a través de los siglos. Según la tradición fue un obrero morisco, Juan Pedernal, vecino de Guadix, el que descubrió la imagen de la Virgen de la Piedad que se encontraba enterrada y que quedó en poder de los bastetanos, custodiada en el Convento de la Merced.
Son entonces los vecinos de Guadix los que proponen recuperarla basándose en la vecindad de Pedernal y utilizan para ello un personaje peculiar denominado el Cascamorras.
El Cascamorras es el personaje enviado por los accitanos, que intentan cada 6 de septiembre hacerse con la imagen, intención que impiden con todas sus fuerzas los vecinos de Baza. El fracaso en la empresa hace que el 9 de septiembre de cada año el Cascamorras vuelva a Guadix con las manos vacías y que los accitanos le reciban con desagrado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí