GRANADA, 9 (EUROPA PRESS)
La Delegación de Cultura de la Junta en Granada ve «con buenos ojos» la propuesta de que la fiesta del Cascamorras, que comparten las localidades de Baza y Guadix (Granada) y cuenta con la declaración de Interés Turístico Nacional, sea declarada por la Unesco patrimonio inmaterial de los dos municipios.
La propuesta fue anunciada a finales de marzo por los ayuntamientos de Baza y Guadix en el marco de las medidas conjuntas a tomar para garantizar que la fiesta pertenezca a las entidades locales que representan a estos municipios, después de que un particular registrara la marca Cascamorras como suya.
En declaraciones a Europa Press, el delegado de Cultura, Pedro Benzal, indicó que la figura propuesta por los ayuntamientos «es la adecuada y está justificada» para una fiesta singular como el Cascamorras, que data de la Edad Media y se ha ido transmitiendo oralmente de generación en generación a través de los siglos.
Benzal indicó que los ayuntamientos no le han transmitido aún esta propuesta, advirtiendo además de que no tienen competencias para solicitar directamente a la Unesco la declaración de la fiesta como patrimonio inmaterial.
No obstante, se mostró dispuesto a estudiar la iniciativa y proponérsela a la Unesco, para lo que será necesario acreditar los motivos que justifican la solicitud y futura declaración.
El delegado anunció además que este año prevé solicitar varias declaraciones para «otras tres o cuatro fiestas singulares de la provincia que ya son consideradas Bien de Interés Cultural o de Interés Turístico».
Dice la tradición que la fiesta del Cascamorra se celebra desde que un obrero morisco y vecino de Guadix, Juan Pedernal, descubrió la imagen de la Virgen de la Piedad que se encontraba enterrada y que quedó en poder de los habitantes de Baza, custodiada en el Convento de la Merced.
Son entonces los vecinos de Guadix los que proponen recuperarla basándose en la vecindad de Pedernal y utilizan para ello un personaje peculiar denominado el Cascamorras.
Se trata del personaje enviado por los accitanos, que intentan cada seis de septiembre hacerse con la imagen, intención que impiden con todas sus fuerzas los vecinos de Baza. El fracaso en la empresa hace que el 9 de septiembre de cada año el Cascamorras vuelva a Guadix con las manos vacías y que los accitanos le reciban con desagrado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí