GRANADA, 03 (EUROPA PRESS)
La Audiencia de Granada ha condenado a una pena de seis meses de cárcel y multa de 200 euros a un hombre, de profesión camionero e iniciales F.B.G., por un delito básico de agresión sexual y una falta de lesiones contra la que era entonces su esposa, que cometió en su domicilio de Albolote (Granada).
El tribunal lo absuelve del delito de violación en grado de tentativa del que le acusaba el fiscal, puesto que entiende que el ahora condenado intentó penetrar a su mujer tras una discusión y, que, a pesar de la negativa de ésta y de que no consiguiera su objetivo, sí «satisfizo su ánimo libidinoso», por lo que los hechos tuvieron relevancia penal.
En la sentencia de la Sección Segunda, a la que tuvo acceso Europa Press, se considera probado que sobre las 3,30 horas del 17 de agosto de 2002 el inculpado llegó a su domicilio de Albolote y, tras encontrar cerrada con un cerrojo la puerta de la calle, accedió a la vivienda a través del balcón del dormitorio principal, en el que se encontraban acostados su esposa y su hijo de tres años.
Al advertir la presencia de su marido, la mujer le instó a que abandonara la habitación, pues las relaciones entre ambos no eran buenas, logrando tras una breve discusión que así lo hiciera. Sin embargo, y tras cerrar la esposa la puerta del dormitorio con pestillo, el hombre decidió entrar en él nuevamente dando un fuerte empujón a la entrada.
Entonces resurgió la discusión porque el marido quería mantener relaciones sexuales con su esposa. Ella se opuso «airadamente», hasta el punto de que bajó a la planta inferior de la casa para avisar por teléfono a la Policía, acción que no pudo llevar a cabo porque el acusado le arrebató el auricular y arrancó la conexión del aparato, con el que la mujer le dio después un golpe en la cabeza.
Seguidamente F.B.G. la sujetó por las muñecas y los tobillos para inmovilizar a su mujer en lo posible y practicar algunos abusos. A consecuencia de estos hechos, la agredida resultó con erosiones y contusiones en muslos, tobillos, muñecas y labios.
La Sala recoge en la sentencia además que la denunciante sostuvo a los largo del proceso que su marido la forzó sexualmente, pero afirmó en la vista oral que llegó incluso a penetrarla, acusación que retiró después ante las «insistentes» preguntas del tribunal y tras una «larga vacilación».
Sin embargo, con las «cautelas que tales vicisitudes imponen», los jueces alcanzan el «razonable convencimiento» de que el acusado agredió sexualmente a su mujer cometiendo el delito mencionado, puesto que «carece de todo sentido lógico que aquella consintiera seguidamente –tras la discusión– tan insólita relación sexual», en contra de lo sostenido por el camionero, que afirmó que el sexo fue consentido.
El hombre no podrá acercarse al domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro sitio frecuentado por su ya ex mujer a menos de doscientos metros por término de tres años y tampoco podrá comunicarse con ella por el mismo periodo.
Los magistrados de la Sección Segunda piden además que se anote la sentencia, contra la que cabe recurso de casación, en el Registro Central para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí