GRANADA, 19 (EUROPA PRESS)
El Defensor del Paciente ha remitido una carta a la consejera de Salud, María Jesús Montero, en la que le pide que se le autorice a un matrimonio a la práctica de una cesárea que le ha sido denegada en el Hospital Materno Infantil de Granada ante el riesgo de la madre durante el parto.
Alegan, según consta en el escrito enviado, facilitado a Europa Press, que la mujer ya tuvo un primer hijo que, por una supuesta mala praxis durante el parto, sufre una parálisis braquial con síndrome de Horner –que se caracteriza por pupilas contraídas, párpado caído, ojo hundido y sequedad facial–.
En ese sentido, no sólo insta a la consejera a la realización de la cesárea sino que le pide que asuma sus responsabilidades por las lesiones sufridas por la madre en el primer parto, puesto que la situación en la que se encuentra la familia «debe ser asumida en su integridad por la administración en los daños y perjuicios ocasionados».
En la carta que el matrimonio envió al Defensor del Paciente para pedirle su ayuda, el padre relata que su primer hijo tuvo una pérdida de bienestar fetal a consecuencia de las lesiones sufridas durante el parto y que nació con un peso excesivo que, unido a la poca estatura de la madre primeriza y la duración del parto –17 horas– tuvieron fatales consecuencias en el bebé.
En ese sentido, teniendo en cuenta esos antecedentes y que, al parecer, se da actualmente una situación similar, pide que se le practique a la madre una cesárea que se le niega de antemano, sin tener en cuenta tampoco su voluntad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí