GRANADA, 02 (EUROPA PRESS)
Algunas de las personas que viajaban en el telesilla Emile Allais, que se desprendió parcialmente esta mañana en Sierra Nevada (Granada) causando más de una veintena de heridos, relataron a Europa Press los instantes de «miedo y nerviosismo» que vivieron mientras esperaban tumbados sobre la nieve y aún dentro de la infraestructura a que les auxiliaran.
«Sentimos un golpe, como si el telesilla se hubiera parado y luego se calló. Ha sido un susto tremendo», relataba Antonio Manuel Fernández tras salir de la policlínica de Pradollano, donde ha sido asistido de lesiones leves en el coxis y el cuello.
Señaló que su primera sensación fue de desconcierto, luego miró a su alrededor y «se dio cuenta de que había más gente afectada», especialmente profesores de varias escuelas de esquí de la estación y sus alumnos. «Estaba todo el mundo tumbado, algunos no se podían mover y había muchos nervios y un gran gran barullo», dijo.
Explicó que fueron algunos de los monitores accidentados los que comenzaron a prestar ayuda a los afectados y se comunicaron «rápidamente» con el personal de Cetursa, que «empezó a llegar enseguida con motos, camillas y escaleras» para ayudar a bajar a los que se habían quedado sostenidos en el aire.
Antonio Manuel se había desplazado a Sierra Nevada desde Madrid para pasar unos días de vacaciones que este accidente «le ha estropeado», ya que le ha sorprendido en su primer día en la estación y los médicos le han recomendado reposo.
Algo más optimista se mostró Rodrigo Pereira, un joven portugués que viajaba en la última de las seis sillas que se desplomaron y que se disponía también a recibir unas clases de esquí. «He tenido suerte, me duele un poco la cabeza pero estoy bien», comentó.
Rodrigo sólo recuerda que iba con su amigo «tranquilamente» en el telesilla y se precipitó al suelo «súbitamente», ambos están bien pero su monitor no ha tenido tanta suerte y es una de las personas que han sido evacuadas a hospitales de la capital.
El accidente también le ha «cogido en su primer día en Sierra Nevada» y aseguró no comprender «cómo esto ha podido ocurrir».
Por su parte, una testigo de los hechos, Candela Martínez, explicó a los periodistas que se disponía a recibir una clases de esquí cuando escuchó «un golpe muy fuerte y seco» que le hizo mirar a su lado y ver cómo se desplomaba parte de la infraestructura.
«La gente estaba en el suelo y chillaba muchísimo», indicó la joven, que pensaba coger este telesilla minutos antes de lo ocurrido. Relató que el telesilla se movió unos centímetros tras el accidente, «arrastrando» a las personas que se encontraban atrapadas, si bien instantes después comenzaron los rescates.
Una abogado de Cetursa se ha puesto en contacto con algunos de los accidentados, según indicaron algunos de ellos, que manifestaron su intención de presentar una reclamación en las oficinas de la empresa o una denuncia ante la Guardia Civil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí