GRANADA, 31 (EUROPA PRESS)
La Audiencia de Granada ha condenado a una pena de tres años de cárcel y una multa 636 euros al arrendatario de un bar de copas de la capital acusado de un delito de tráfico de drogas, después de que se le interviniera en su establecimiento una caja con 9,85 gramos de cocaína, entre otras sustancias.
Según consta en la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, fue en enero de 2007 cuando varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía efectuaron un registro en el citado bar de copas, en cuya cabina de música encontraron una cajita de madera que contenía un trozo de una sustancia blanca en roca, dos comprimidos de Tetrazepam y varias bolsitas de marihuana.
Los agentes también encontraron una balanza de precisión, tijeras y bolsitas de plásticos, así como un teléfono móvil y 175 euros en metálico que le fueron intervenidos.
Una vez efectuados los oportunos análisis, se constató que las sustancias correspondían a 5,23 gramos de cannabis y 9,85 de cocaína, además de las dos pastillas, que en el mercado ilícito hubieran alcanzado en total unos 636,32 euros.
El Ministerio Fiscal calificó los hechos –que el acusado confesó en el juicio oral– como constitutivos de un delito contra la salud pública en su modalidad de tráfico de estupefacientes gravemente dañinos.
Las sustancias estupefacientes, la balanza de precisión y las tijeras, entre otros elementos que le fueron intervenidos, serán destruidos, mientras que los 175 euros que le fueron ocupados se destinarán al pago de parte la multa de 636 euros que deberá abonar el condenado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí